Competición
  • Europa League
  • Copa Libertadores
  • Copa Argentina

DOPAJE

Así ven los cinco directores de la Agencia la lucha antidopaje

Así ven los cinco directores de la Agencia la lucha antidopaje

DANI SANCHEZ

DIARIO AS

Javier Martín del Burgo, Ana Muñoz, Manuel Quintanar, Enrique Gómez Bastida y José Luis Terreros, ante el décimo aniversario de la AEPSAD.

Madrid Actualizado:

La Agencia para la Protección de la Salud en el Deporte conmemora este miércoles diez años de existencia. Nació como reacción al Caso Manzano y la Operación Puerto, que minaron la credibilidad internacional de España. Con el respaldo de la Ley Antidopaje, ahora realiza los controles y sanciona. As habló con los cinco directores que ha tenido la AEPSAD: Javier Martín del Burgo, Ana Muñoz, Manuel Quintanar, Enrique Gómez Bastida y José Luis Terreros. 

Javier M. Del Burgo: “Todos los estamentos tendrían que colaborar”

-¿Cómo era la Agencia cuando se creó en 2008?
-Estaba contemplada en la Ley Orgánica de 2006. En un principio, dependiente del CSD y con competencias únicamente en prevención y colaboración. Ellos se encargaban de controles y sanciones. Pusimos en marcha una administración, potenciamos los laboratorios y los proyectos de investigación.

-¿Qué se dejó en el tintero?
-Unificar en un mismo organismo todas las competencias, algo que ocurrió con la Ley de 2013.

-¿Cuáles fueron sus mejores decisiones?
Recuerdo con cariño la cooperación con los cuerpos de seguridad del Estado, Policía y Guardia Civil. Efectuamos unas 150 operaciones. También el respaldo de la Fiscalía para realizar intervenciones. Trabajamos en común.

-¿Echó en falta algo?
-No encontré la colaboración necesaria de todos los estamentos involucrados.

-¿Su opinión sobre el antidopaje nacional?
Debería incrementar sus funciones, insistir en los test sorpresa, ayudarse con las fuerzas de seguridad e invertir en investigación y educación. Siempre vigilar y extender el pasaporte, una herramienta muy cabal.

Ana Muñoz: “Mi estreno fue escuchar que España encubría”

-¿Cómo encontró la Agencia cuando llegó al puesto de directora?
-No tenía competencias reales como organización nacional antidopaje: no realizaba controles, ni podía sancionar. No era reconocida internacionalmente como tal. Era el CSD el que se ocupaba de esas competencias. Estaba vacía de contenido y la normativa no le permitía tenerlo.

-¿Qué le quedó por hacer?
-La Ley Orgánica 3/2013 se adelantaba al Código de 2015, pero no contemplaba garantías para que la nueva Agencia fuera independiente del CSD financiera e institucionalmente.

-¿Lo mejor de su gestión?
-Conseguir el reconocimiento internacional de que en España los procedimientos antidopaje ya seguían los mismos criterios que en el resto de los países. Los casos de Armstrong y Marta Domínguez o la voluntad de no dejar que se cerrara en falso la Operación Puerto fueron definitivos para conseguirlo.

-¿Cuál fue la peor situación?
-Mi primera reunión con las Agencias Europeas, y escuchar que España no colaboraba, encubría y no luchaba realmente contra el dopaje.

-¿Su percepción sobre cómo debería funcionar el antidopaje?
-Hay que garantizar medios económicos y procedimientos verificables externamente sobre los criterios que se siguen en la realización de controles antidopaje, distinguiendo claramente los objetivos que se pretenden en el deporte amateur, el profesional y el de alto rendimiento.

Quintanar: “El antidopaje debería ser cultura de la integridad”

-¿Qué necesitaba la Agencia cuando entró en 2013?
-Debía ser muy rigurosa en lo jurídico con cualquier labor, fuese prevención, control o investigación. Y, por supuesto, con los expedientes sancionadores, velando por la integridad del deporte, pero también por la confidencialidad y la protección de datos.

-¿A qué le dio tiempo y qué se dejó por hacer?
-En el poco tiempo en el que tuve el honor de dirigir la Agencia reforcé los procedimientos jurídicos de prevención, control y sanción del dopaje y otras malas praxis relacionadas con la salud en el deporte. Reitero, velando por el prestigio internacional del deporte español, con especial atención al deportista.

-¿Lo mejor de su mandato?
-Lo que supuso la Conferencia Mundial sobre el Dopaje en el Deporte de la AMA celebrado en Johannesburgo, para el reforzamiento de la labor de España en esta materia.

-¿Lo peor?
-Disponer de poco tiempo para llevar a cabo las metas que nos habíamos propuesto.

-¿Cuál es su punto de vista sobre cómo debería enfocarse el antidopaje en España?
-Sin duda alguna, no como una lucha, sino como una forma de cultura de la integridad, de respeto a la persona y a la figura del deportista, y de educación en los valores inherentes al deporte, lo que es compatible con el rigor preventivo y sancionador.

Manuel Quintanar, en el centro.

Bastida: “Aún falta por solucionar la Operación Puerto”

-¿Cómo se encontró la Agencia en 2014?
-Antes que director fui responsable de investigación. Estábamos en fase de transformación para aglutinar todas las competencias con la nueva Ley de 2013. Faltaba muchísimo para dotarnos de la potestad de sancionar, controlar e investigar.

-¿Qué le quedó por hacer?
-Dar continuidad a varios asuntos. Sobre todo, la Operación Puerto, un escándalo de credibilidad para el deporte español desde 2006. También una reforma estructural para reducir costes y consolidar la colaboración con Latinoamérica.

-¿Lo mejor de su etapa?
-Implantar un sistema viable de recogida de muestras y análisis con los recortes tan fuertes que nos aplicaron. Además se afianzó la confianza internacional de AMA y USADA.

-¿Y lo peor?
-Trabajar con más competencias y menos dinero, y las suspensiones de la Agencia y el Laboratorio de Madrid por no reformar en los plazos debidos nuestra Ley Antidopaje.

-¿Cuál es su planteamiento sobre el antidopaje en este país?
-Hay dos cuestiones: intentar garantizar una competición de alto nivel justa con prevención, controles y sanciones, y defender la salud pública.

Terreros: “Hay que modernizarse y cumplir con la AMA”

-Es el actual director de la AEPSAD. ¿En qué situación estaba en 2017?
Llegué con un panorama muy triste, con la Agencia recién rehabilitada, el Laboratorio de Madrid todavía suspendido y los empleados y responsables muy desmotivados.

-¿Qué hizo?
-Un reseteo para olvidar la época anterior. Reorganizarnos para delimitar funciones, coordinar el trabajo en equipo y arreglar la suspensión del Laboratorio. Aparte, implementar proyectos como el pasaporte y la unidad de inteligencia.

-¿Y qué falta aún?
-Como pide la AMA, resolver la independencia respecto al CSD, y del Laboratorio con nosotros. Lanzar un Real Decreto de Desarrollo para modernizarnos y que no nos pille a contrapié el Código Mundial de 2021 para evitar otra inhabilitación.

-¿Lo mejor hasta la fecha?
-La vuelta a la normalidad. Efectuar más controles, más test sorpresa, más operaciones de inteligencia y la cooperación internacional y con las fuerzas de seguridad.

-¿Lo peor?
-El hecho desagradable de tener que sancionar.

-¿Cómo contempla el antidopaje en España?
-Como una lucha a expensas de lo que se decida a nivel mundial. Nos encontramos en una encrucijada de modernizar normas y sistemas. Hay que mejorar los métodos y asegurar el cumplimiento.