LA CHICA DE AS

Jessica Vall, la líder acuática de España sin Mireia Belmonte

En los Campeonatos de Europa se marca como objetivo estar en las finales de las tres pruebas en las que va a competir

0
Jessica Vall, la líder acuática de España sin Mireia Belmonte

-¿Qué objetivos se marca en este Europeo?

-Quiero estar en las tres finales, aunque sé que en la de 50 es más difícil. Hay que pasar por todas las pruebas, es un proceso, de nadar mañana y tardes, y hay que ser infalibles. Luego, en las finales, hay que pelear. 

¿Estarán todas sus rivales habituales?

-Van todas, y eso es un factor de motivación. No falta ninguna y nos veremos las caras.

Jessica Vall, líder del equipo. ¿Cómo le suena?

-Mireia Belmonte, con su palmarés, siempre será la líder. Mis objetivos son los mismos con ella que sin ella. La echaremos de menos, quiero que se recupere. La natación es un deporte individual, y cada uno es líder de sí mismo.

-Pero usted es de las veteranas. ¿Cómo aconseja a los jóvenes?

-Estamos equilibrados, hay jóvenes y expertos. Les digo que disfruten y que una vez se acabe la competición, aprendan y vean qué pueden mejorar. Deben dar el cien por cien para no retraerse nada.

-Vergnoux dice que usted es un ejemplo.

-Para mí es importante que me vean así, y sobre todo él con todo lo que representa. Todos me ven con una sonrisa, pero también tengo mis llantos y mis días malos. A veces entras en una rueda y no valoras el día a día... Y ya acumulo mi tercer Europeo.

-Y su primera medalla internacional fue curiosamente en un Europeo, en Berlín, en 2014. ¿Qué le trae esos recuerdos?

-Es algo importante saberlo valorar, y es una competición que me motiva y quiero dar mi mejor versión. Aquella medalla fue el comienzo, y me hizo ganar mucha confianza.

 -Este año Marina García, en las pruebas de braza, le está siguiendo los talones. ¿Una buena noticia para usted también?

-Es un aliciente. Durante el año es muy importante esta pugna para mantener el ritmo de competición. Para la preparación me ha ido bien tenerla también ahí.