Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • MotoGP
  • Vuelta a España
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
  • Moto3
  • Mundial
LaLiga Santander
Premier League
Liga Holandesa
Zwolle Zwolle ZWO

-

Waalwijk Waalwijk WAA

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

ADO Den Haag ADO Den Haag ADO

-

Heracles Heracles HCL

-

Willem II Willem II WII

-

Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

-

Twente Twente TWE

-

Mundial
Francia FRA

-

Australia AUS

-

Argentina ARG

-

España ESP

-

Armand Duplantis, en el salto con pértiga.

Jorge Luis Alvarez Pupo

Getty Images

Una vez retirado Usain Bolt, en el atletismo mundial ha nacido una fenomenal generación de jóvenes que ya son cabeza de cartel.

Durante casi una década, Usain Bolt sostuvo el interés y el prestigio popular del atletismo, decaído en casi todos los ámbitos por el efecto del dopaje, la mala organización, su difícil adecuación a las parrillas televisivas y al vigor de otros deportes profesionales, con el fútbol a la cabeza de todos. La retirada del gran campeón jamaicano amenazó con profundizar en la depresión. Sin embargo, el horizonte ofrece algunos buenos motivos para el optimismo. Una excepcional generación ha emergido esta temporada para tranquilizar a los aficionados y quizá recuperar algo del territorio perdido.

Varios nombres se han establecido como estrellas antes de cumplir 21 años. Son estadounidenses (Noah Lyles, Michael Norman, Sydney McLaughlin, Lynna Irby), antillanos (Rai Benjamin, Akeem Bloomfield, Juan Miguel Echevarría), suecos (Armand Duplantis) o procedentes de los estados del golfo Pérsico: Abderramán Samba (Qatar) o Salwa Naser (Bahrein). Casi todos figuran en cabeza del ránking mundial en sus pruebas favoritas, con marcas inhabituales para atletas tan jóvenes, algunos de ellos destinados a romper récords del mundo, caso del cubano Echevarría, que esta tarde competirá en Guadalajara. Después de sus últimas exhibiciones, no se descarta una marca sensacional. Lo mismo ocurre con los estadounidenses Noah Lyles y Michael Norman, los dos nuevos fenómenos de la inagotable cantera de sprinters estadounidenses. Hoy participarán en la reunión de Lausana, en medio de la máxima expectación en el mundillo del atletismo.

NOAH LYLES, EE UU (20 años)

Mejores marcas personales: 100 metros (9.88 segundos, mejor marca mundial del año), 200 m (19.69, mejor marca mundial del año). Impresionó desde las categorías infantiles. Decidió saltar al campo profesional con 18 años recién cumplidos. Le acompañó su hermano menor Josephus (19 años), prometedor especialista en los 400 metros. Con 17 años, batió el récord escolar estadounidense de 200 con una marca de 20.09 segundos. Sus marcas le convirtieron inmediatamente en la gran sensación del sprint norteamericano. Aunque se le considera un especialista puro en los 200 metros, sus recientes registros en el 100 invitan a pensar en un gran margen de progresión. Atleta carismático, emocional, su incursión en el circuito profesional ha sido espectacular. Ni se ha dejado intimidar, ni ha sido víctima del salto a un mundillo generalmente refractario a los atletas muy jóvenes.

Noah Lyles celebra una victoria.

SYDNEY MCLAUGHLIN, EE UU (19 años)

400 metros vallas (52.75 segundos, mejor marca mundial del año). Una semana después de cumplir 17 años, McLaughlin comenzó su participación en los Juegos Olímpicos de Río 2016. Alcanzó las semifinales. Pocas atletas han despertado tantas expectativas. Se la compara con Marion Jones y Allyson Félix. Ha sido una estrella allá donde ha ido. Después de una gran carrera escolar, se enroló en la Universidad de Kentucky, donde ha ofrecido un primer año triunfal. Perseguida por empresas y patrocinadores, McLaughlin ha decidido abandonar su trayectoria universitaria para abrazar el profesionalismo, donde combinará los 400 vallas y los 400 lisos (50.07 esta temporada) Su impacto será esencial para el atletismo norteamericano en los dos años previos a los Juegos de Tokio.

LYNNA IRBY, EE UU (19 años)

Menos conocida que McLaughlin, pero con un potencial indiscutible, Irby es la tercera estrella emergente en los 400 metros lisos. Campeona universitaria con una marca de 49.80 segundos, Irby ha sido la gran rival de Salwa Naser (Bahrein) en las categorías juveniles. Todo indica que seguirá su etapa universitaria en Georgia. Si ingresara en el campo profesional, Irby se añadiría a la fascinante generación – Shaunae Miller (Bahamas), Naser, McLaughlin- que ha transformado la prueba de 400 metros en una de las especialidades más atractivas del atletismo.

MICHAEL NORMAN, EE UU (20 años)

200 metros (19.84 segundos), 400 (43.69). Un prodigio que la pasada semana, en la Diamond League de París, confirmó todas las expectativas que había generado en su etapa escolar. Venció en los 200 metros con un tiempo de 19.84 segundos. Era su primera carrera como profesional, apenas un mes después de arrollar en los Campeonatos Universitarios de Estados Unidos, defendiendo a los Troyanos de la Universidad de Southern California (USC): 43.69 segundos en los 400 metros. Con 17 años, durante los campeonatos escolares de California, realizó una hazaña que recordó a la de Jesse Owens en 1935, ganador en una sola jornada de seis pruebas en las pistas de Ann Arbor (Universidad de Michigan). Norman ganó en un mismo día los 400 metros (45.17), 200 (20.30), el relevo 4x100 y corrió la última posta del relevo 4x400 en 44.9. 43.69 en la final universitaria.

Michael Norman.

RAI BENJAMIN, EE UU (20 años)

400 metros vallas (47.02 segundos, tercera mejor marca mundial de todos los tiempos). 200 metros (19.99), 400 metros (44.74). Nacido en Nueva York, descendiente de antillanos de la isla de Antigua, Rai Benjamin pasó de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) a la Universidad del Sur de California (USC), también radicada en L.A. Coronó su sensacional temporada con una gran actuación en los campeonatos universitarios. Ganó los 400 metros vallas con un tiempazo: 47.02, la segunda mejor marca de la historia en aquellos momentos. Un día después, junto a Michael Norman, anunció su ingreso en el campo profesional. En París (Diamond League) fue segundo en los 200 metros. Por primera vez en su vida bajó de 20 segundos (19.99). Quiere formar parte del equipo de Estados Unidos, pero no lo tendrá fácil. Los trámites administrativos se antojan complicados.

SALWA NASER, BAHREIN (20 años)

400 metros (49.55 segundos, segunda mejor marca mundial del año). Cada carrera señala la enorme progresión de Naser, elegante cuatrocentista nacida en Nigeria, de padre nigeriano y de madre procedente de Bahrein. La familia se trasladó a Bahrein, donde Naser es una figura que trasciende el deporte. La dirige el entrenador búlgaro Yanko Bratánov. Hasta ahora, Nasser se ha impuesto con regularidad a todas las jóvenes estrellas estadounidenses. Fue segunda en los Mundiales de Londres 2017. En la reciente reunión de París batió el récord de Asia con un registro de 49.55 segundos.

ABDERRAMAN SAMBA, QATAR (22 años)

400 metros vallas (46.98, segunda mejor marca mundial de todos los tiempos). Nacido en Mauritania, representa a Qatar. El único junto a Kevin Young (46.78 segundos, Juegos Olímpicos de Barcelona 92) que ha bajado de 47 segundos. Samba fue captado por Qatar durante la adolescencia. Ingresó en la academia Aspire, donde ha comenzado a emerger una impresionante generación de jóvenes atletas. Desconocido hasta el pasado verano, parece llamado a dominar la prueba de 400 metros vallas y a batir el récord mundial de Young, uno de los más antiguos del atletismo. La irrupción de Rai Benjamin asegura un duelo del calibre de los que mantuvieron Ed Moses con el alemán Harald Schmidt en los años 80.

MONDO DUPLANTIS, SUECIA (18 años)

Salto con pértiga (5,93 metros, segunda mejor marca mundial del año). De padre estadounidense y madre sueca representa al país escandinavo, aunque reside y estudia en Louisiana (EE.UU). No se sabe si saltará al profesionalismo o ingresará en la universidad. Su popularidad en el estado de Louisiana es tremenda. Recuerda a la Pete Maravich, el célebre jugador de baloncesto que hizo historia a finales de los años 60 en el equipo de Louisiana State. Entrenado por su padre, Greg, buen pertiguista en los años 80 (5,80, mejor marca personal), Mondo Duplantis ha destacado desde la infancia. Con cinco años ya utilizaba las pértigas. Con 15, ganó el Mundial 15. Con 18 ha logrado la segunda mejor marca del año. Su potencial parece ilimitado.

AKEEM BLOOMFIELD, JAMAICA (20 años)

400 metros. (43.94 segundos). Profesional después de dos años en la Universidad Auburn (Alabama). Un segundo puesto en los Campeonatos Universitarios de EE UU no debería significar un gran aval, pero el jamaicano Akeem Bloomfield no dio tregua al fenomenal Michael Norman en los 400 metros. Bajó de 44 segundos en una final de gran calado. Su rivalidad con Norman promete grandes marcas en el circuito profesional.

JUAN MIGUEL ECHEVARRÍA, CUBA (19 años)

Salto de longitud 8,68 metros, mejor marca mundial del año. 8,83 metros con 2’1 m/s de viento favorable). Campeón mundial de pista cubierta, primer aspirante a batir el legendario récord del mundo de Mike Powell (8,95, 1991). Los expertos afirman que Echevarría tiene todas las condiciones para saltar nueve metros, hazaña que no ha logrado nadie hasta ahora. En los últimos 50 años, sólo se ha batido dos veces el récord del mundo de longitud: Beamon, 8,90 metros en México 68 y Mike Powell, 8,95 en los Mundiales de Tokio 91. El talento natural de Echevarría no admite discusión. En invierno ganó en los Mundiales de pista cubierta. Recientemente, en Estocolmo, saltó 8,83 metros con un viento favorable de 2,1 m/s, cuando el límite legal es de 2 m/s. Esta tarde saltará en Guadalajara, en medio de una expectación desacostumbrada.

Juan Miguel Echevarria, en la Diamond League.

Juan Miguel Echevarria, en la Diamond League.

0 Comentarios

Normas Mostrar