El Ademar recupera la sonrisa frente al Teucro en León

BALONMANO

El Ademar recupera la sonrisa frente al Teucro en León

Piñeiro, flamante internacional del Ademar.

Tras dos derrotas consecutivas, logra la victoria y recibe un golpe de autoestima para jugar el sábado en la Champions

El Abanca Ademar volvió a su normalidad después de sus últimas dos derrotas en casa y sentenció, por la vía rápida, a un Teucro que, aunque mejoró levemente en el descanso, estuvo a merced de un equipo leonés desmelenado y que quería adquirir confianza para la vuelta a Europa.

Estaba claro que la semana de autocrítica interna podía tener repercusión en la pista y después de desperezarse mínimamente y de que Balázquez ya empezara a demostrar que era el único impedimento en los visitantes, Ademar puso la directa con un juego intenso y pleno de efectividad, lo que le había faltado en anteriores compromisos.

Ante un juego gallego tan previsible, solo hizo falta que fluyera el contragolpe con un letal Juanín García -también con ganas de desquitarse-, bien secundado por Mario López, para que los locales pusieran tierra de por medio.

Ni los dos tiempos muertos en pocos minutos de Enrique Domínguez frenaron la maquinaria ademarista, hambrienta al máximo y que en 20 minutos acumulaba casi un gol por minuto, dando muestras de su voracidad para no dar respiro a un Teucro desbordado.

El leve frenazo realizador de los últimos minutos de la primera mitad impidió que el equipo de Rafa Guijosa hubiera anotado en la primera parte prácticamente más goles que en algunos de los últimos encuentros en su totalidad, para llegar al descanso con todo resuelto 23-14.

Guijosa decidió refrescar su equipo dando entrada al resto de convocados, entre ellos los internacionales durante el parón de selecciones, pero el equipo perdió la frescura e intensidad, con lo que el Teucro empezó a encontrarse más cómodo para lograr un parcial de 1-4 (24-18) en los seis primeros minutos, que obligó al técnico local a parar el encuentro para recomponer las cosas.

La 'cara B' ademarista resultaba más titubeante, a pesar de que el cubano Balázquez estuviera mejor controlado -solo un gol en toda la segunda mitad-, con la diferencia suficientemente clara a pesar de la mejoría gallega.

A medida que pasaban los minutos los guardametas Cupara y Santana empezaron a adquirir mayor protagonismo y, aunque el partido era más igualado, Domínguez decidió pedir un último esfuerzo a su equipo para reducir la desventaja (29-20) a diez minutos del final, sin que impidiera perder también el parcial y caer por la máxima renta del partido (34-22).

0 Comentarios

Normas Mostrar