Mireia Belmonte vuela: ¡récord del mundo en 400 estilos!

NATACIÓN

Mireia Belmonte vuela: ¡récord del mundo en 400 estilos!

Mireia Belmonte vuela: ¡récord del mundo en 400 estilos!

Sander Koning

EFE

La badalonesa rebajó el récord en piscina de 25 m en la Copa del Mundo de Eindhoven. Lo dejó en 4:18.94, borrando el de Hosszu (4:19.46).

Mireia Belmonte no tiene freno. Compite, compite y compite. Y para la cita de la Copa del Mundo en piscina de 25 metros de Eindhoven (Holanda) se guardó una carrera estratosférica. La que le llevó a parar el crono en 4:18.94 en los 400 estilos y establecer así un nuevo récord del mundo en la prueba más dura de la natación. En el coto de la estajanovista Katinka Hosszu, a la que dejó segunda con (4:25.18, a casi siete segundos), arrebató a la húngara la plusmarca que esta atesoraba desde el 2 de diciembre de 2015, cuando la estableció en Netonya (Israel). Su 4:19.46 queda en la historia. La estadounidense Ella Eastin fue tercera (4:26.06) .

La nadadora de badalona se había fijado para este año el reto de ser campeona del mundo en piscina larga, y lo consiguió en los 200 mariposa en Budapest. De allí se llevó también la plata en 1.500 libre y en 400 estilos, donde volvió a reinar Hosszu. Después de los Mundiales, unos nadadores paran para descomprimir. Otros se van a hacer caja y acumular más metales y dinero en las pruebas de la Copa del Mundo. En Eindhoven, Mireia había logrado ya el viernes dos oros en 200 mariposa y 800 libre en un espacio de 45 minutos. Un esfuerzo brutal.

Pero para el sábado tenía más gasolina en los 400 estilos, un reto apto sólo para las nadadoras más versátiles y con más pulmones porque la carga se acumula como una tortura. Un ejercicio al que la española ha ido acostumbrando su cuerpo desde edad júnior, pues ya fue campeona del mundo de la categoría en 2006.

Belmonte consiguió nadar más que nadie con una remontada. En la mariposa, la española aguantó el tipo ante la salida en tromba de Hosszu (59.20 frente a 59.38). En la espalda, la especialidad en la que más sufre Mireia, la húngara fue metiendo más tiempo (2:03.79 por 2:06.46). Pero en la braza, la única campeona olímpica española en natación inició su remontada. Zas, zas, zas, fue comiendo metros y se puso por delante (3.19:24 por 3:22.35). Ya no tenía a nadie por delante. Tocaba volar. Y voló como un jet abriendo las aguas: 30 segundos el primer cien y 29 el segundo. Exprimiendo la última gota de energía para parar el reloj en 4:18.94.

Es el octavo récord mundial, todos en piscina corta, para Mireia, tercero en 400 estilos. De ellos, actualmente posee cinco: 400, 800 y 1.500 libre, 200 mariposa y 400 estilos. Inasequible.

Tras la victoria, sonó el "¡Que viva España!"

0 Comentarios

Mostrar