Competición
  • Copa América
  • Mundial Femenino
  • Copa de África
  • Champions League
Mundial Femenino
Copa de África
Champions League
Tre Penne Tre Penne TRE

-

Sta. Coloma Sta. Coloma SANT

-

Feronikeli Feronikeli FER

-

Lincoln Red Imps Lincoln Red Imps LRI

-

Demasiada Estados Unidos para una España de plata

EE UU 13-6 ESPAÑA

Demasiada Estados Unidos para una España de plata

Demasiada Estados Unidos para una España de plata

Alberto Estévez

EFE

Un parcial de 8-1 trituró a las de Oca en la final más abultada. Las españolas resistieron los dos primeros parciales y llegaron al descanso con 5-3.

Budapest

La derrota no siempre es amarga, y menos cuando una plata te acompaña en la maleta. La Selección femenina de waterpolo escribió otra brillante historia en Budapest, con un equipo rejuvenecido, aunque cayera ante Estados Unidos en la final del Mundial, sin paliativos, barrida (13-6). Este título es el quinto en las últimas ocho ediciones para ese conjunto formado por 12 Ledeckys del waterpolo.

El resultado puede parecer una carnicería, la mayor diferencia en una final hasta la fecha, pero hasta el ecuador del tercer parcial las americanas no se despegaron. La Selección estuvo sin marcar desde el primer minuto del tercer cuarto hasta el último del encuentro. Se obstruyó en el muro estadounidense (8-1).

Y eso que el comienzo fue esperanzador. España recuperó la defensa cooperativa de sus mejores ocasiones, con ayudas constantes. Estados Unidos no marcaba la diferencia en ataque con su físico, solo gracias a las superioridades de las que disponía. Seidemann y Raney golpearon primero ante el martillazo de Bea Ortiz (2-1). Resistieron las chicas de Oca, que tienen la virtud de no pensar nunca en lo que ya ha ocurrido. Y, con esa mentalidad zen, empataron por dos veces (Anni Espar y Bea Ortiz) en un electrizante segundo cuarto (3-3). Pero EEUU apretó en defensa, convirtió cada uno contra uno en un combate de sumo, y se encerró como una tortuga en su caparazón cuando España disfrutaba de superioridades (5-3).

El tercer cuarto comenzó como un espejismo para las guerreras. Anni Espar, brújula del conjunto español, marcó el 5-4 y redujo distancias, pero dos superioridades consecutivas de las americanas ampliaron la diferencia a tres goles (7-4). La jugadora del CN Sabadell Neushul hirió por el costado derecho americano a una España que se quedaba a medio camino: si defendía a la boya, las lanzadoras anotaban; si marcaba a las lanzadoras, la boya generaba superioridad. No hubo manera. Para más desgracia, Espar remató a los palos en dos ocasiones y Bea Ortiz en otra. Pero este cuarto Estados Unidos fue una trituradora. Las de Krikorian llegaron a ganar 9-4 y 10-5, desesperada España en ataque porque no encontraba ni suerte ni recursos ante el potencial americano.

Sin tiempo ni posibilidades de reacción, la Selección nunca se rindió, y Estados Unidos tampoco, por lo que el partido siguió el cauce. La victoria fue para España como cruzar el Danubio con piedras (13-6). Pero la historia vuelve a empezar.

0 Comentarios

Normas Mostrar