BOXEO

Jonfer se proclama campeón del mundo júnior WBC

Tercer español que lo logra. Derrotó por k.o. técnico en el cuarto asalto al armenio Mkrtchyan, al que hizo tambalearse en otras dos ocasiones.

Jonfer se proclama campeón del mundo júnior WBC

Jon Fernández prosigue su carrera inmaculada como boxeador. El vizcaíno se ha proclamado esta noche campeón del mundo júnior de la WBC en la categoría superpluma tras derrotar al armenio Mikael Mkrtchyan por KO técnico en el cuarto asalto, en una competición reservada a menores de 24 años. Por lo tanto, su trayectoria engorda con la décima victoria, ocho antes del límite. Su oponente no era manco: ni mucho menos, un púgil rocoso, con carácter, que sacó fuerzas de flaqueza cuando el panorama era más sombrío.

Llevaba hasta este traspié 16 victorias, cero nulos y una derrota. El viejo pabellón de La Casilla, otrora escenario de grandes pleitos, registró un choque de trenes con enorme expectación. No se quiso perder el debate Ibai Gómez, jugador del Alavés. Dos mil enfervorizados seguidores se volcaron con uno de los ídolos locales, que se puso a la altura de Leo ‘Terremoto’ Santacruz, ‘La Zorrita’ Soto y Saúl ‘Canelo’, que también han vestido el cinturón de campeón. El vasco se convierte en el tercer español que logra el título, tras el canario Jerobé Santana y el catalán Sandor Martín.

Un largo aurresku de honor dio paso a la velada estelar en Bilbao. El primer asalto discurrió nivelado, con intercambio de golpes. Jonfer ya conocía que Micha tiene dos manos rápidas, es bravo y se escabulle como una anguila. Su golpeo es duro, seco. Así que le fue trabajando, buscando por abajo. Según caían los segundos, el castigo se incrementaba. En el segundo asalto, a Mkrtchyan le salvó la campana justo cuando se tambaleaba. Salió Fernández a rematar en el tercero, aunque se revolvió el rival. Arrancó a fuego, y al bajar la guardia, le llegaron al pómulo y quedó marcado. Aun así, le pilló en las cuerdas y volvió a mover el arbolito. El cuarto round hizo caer el telón. Un gancho al hígado dejó sin aire al armenio, que en el minuto 2:05 se quedó sin argumentos. El árbitro paró y decretó K.O.