Competición
  • Champions League

BOXEO | MUNDIAL JÚNIOR CMB

Jonfer, de Bilbao a Estados Unidos de la mano de Maravilla

Tiene 21 años y ha firmado con el promotor de Deontay Wilder. “Puede ser una estrella”, dice Maravilla. El sábado hace el Mundial júnior CMB en La Casilla.

Jonfer, de Bilbao a Estados Unidos de la mano de Maravilla
JESUS ALVAREZ ORIHUELA

Jon Fernández, ‘Jonfer’ en el boxeo, vive en una nube pero con los pies sobre la tierra. Tiene sólo 21 años y subió a ella cuando en junio voló a Nueva York para firmar un contrato que le asegura hacer combates en EE UU tres campañas. Lo estampó con Lou DiBella, uno de los promotores más importantes, el que maneja la carrera de Deontay Wilder, campeón de los pesados del Consejo. Le llevó hasta allí Sergio ‘Maravilla’ Martínez, exmonarca mundial del superwelter y el medio, que se fijó en el junco de Etxebarri, una localidad cercana a Bilbao con el pulso industrial y duro de las acerías, cuando era amateur y se ha convertido en su mánager junto a José Luis Celaya, de Euskobox.

“Creo que no sólo puede ser un campeón, sino una estrella”, cuenta Maravilla de su pupilo, que este sábado 8 de octubre optará en La Casilla de Bilbao al Mundial Júnior superpluma del CMB frente al armenio afincado en Málaga Mikael Mkrtchyan (16-1-0). Jonfer viene de hacer su debut en el Foxwoods Casino de Mashantucket en septiembre, su presentación en EE UU, donde ganó por la vía rápida en el quinto asalto al duro mexicano Naciff Castillo. Su novena victoria en nueve combates, los siete últimos antes del límite.

La firma en EE UU se produjo durante la cena de la Asociación de Escritores de Boxeo de EE UU. “Esos cinco días viví en un sueño. Llegué a Nueva York y el primer día me vi cenando con Maravilla y Lou DiBella. Al lado de boxeadores como Mikey García, uno de mis favoritos, Bernard Hopkins o Floyd Mayweather. Ojalá pueda llegar a estrella. Pero sólo llevo nueve peleas y casi se puede decir que no soy ni profesional. Que Sergio, que ha sido un referente, apueste por mí es impresionante”, explica Jonfer, un púgil alto (1,80 m) para los 58,967 kg del límite del superpluma. Su mentor sólo le da un consejo: "Que disfrute, porque él lo pasó mal hasta los 30 años".

“En EE UU mi estilo puede gustar. Por mi envergadura y diferencia de altura boxeo mucho desde fuera, pero con bastante ritmo de golpeo”, cuenta en el Gimnasio Detroit, en Vallecas, donde ha estado guanteando con púgiles madrileños. En Bilbao le recuerdan que desde Paulino Uzcudun e Isidoro Gaztañaga, y de eso han pasado casi noventa años, ningún vasco había boxeado en EE UU.

“Me defino como inteligente. La inteligencia es saber amoldarse a cada situación para resolverla”, se radiografía con aplomo Jonfer, refugiado tras su fino bigotillo a lo Lee Selby y con las ideas claras. “Ahora he conseguido algunos patrocinadores. Pero vivo sin lujos y me cuesta llegar a fin de mes. Es muy difícil vivir del boxeo. Estoy apostando por ello y lo he dejado todo”, recuerda. Su novia, Nekane Martín, fue boxeadora amateur y es su preparadora física, además de dirigirle la nutrición. “La tengo loca, porque estoy todo el día viendo boxeo enganchado a Youtube. Me interesa, sobre todo, ver cómo entrenan y viven los campeones”.

“Muchos pensaron que era precipitado ir a EE UU, pero hay que arriesgar. Ponerte metas es ponerte limitaciones”, dice mientras DiBella le alaba en EE UU: “Maravilla me dijo que era uno de los mejores púgiles jóvenes que había visto en mucho tiempo. E igual que le ayudé a él aquí, quiero ayudar a Jonfer”. De momento, el próximo escalón debe subirlo en La Casilla el sábado. Su primer cinturón. Una faja que ha lucido, por ejemplo, Canelo Álvarez.

Lou DiBella, Jonfer y Maravilla Martínez.