FÚTBOL SALA | MUNDIAL

Nuevo orden mundial

Con la eliminación de España a manos de Rusia, la cita no sólo tendrá campeón inédito, sino que no repetirá ningún semifinalista de 2012.

Nuevo orden mundial
AFP

Se llevaba años vislumbrando, pero ha sido el Mundial de Colombia la confirmación del crecimiento global del fútbol sala. Un torneo donde se ha pasado de hablar de sorpresas a nuevo orden mundial. Primero se marchó la pentacampeona Brasil, luego la Italia que no se bajaba de las semifinales desde Guatemala 2000... y la última en caer, España, la bicampeona que no se perdía una final desde 1992 (cinco seguidas, dos títulos). El 1 de octubre se coronará un campeón iné­dito. Ni rastro de los semifinalistas de 2012.

En el caso de la Selección, su derrota fue menos sorprendente por la categoría del rival, pero sí por el balance histórico: Rusia sólo había ganado a La Roja una vez en 21 partidos. Esta vez no desperdició los errores de una España mermada. El seleccionador, José Venancio López, lejos de buscar excusas, hizo referencia a ese nuevo orden: “Fueron mejores y el resultado, justo. Esto es malo para nosotros... y bueno para el futsal”. La otra protagonista de la jornada fue Irán, la potencia asiática (11 veces campeona del continente) que nadie olvidaba al nombrar a las posibles aspirantes a dar el salto al grupo de favoritas. La verdugo de Brasil en octavos venció a Paraguay y estará entre las cuatro mejores del mundo, algo que no ocurría desde 1992.

Y si Asia presume de los persas, África lo hace con los faraones, una Egipto que se metió entre las ocho mejores tras tumbar a la siempre competitiva Italia. “Es bueno para nuestro deporte que no ganen siempre los mismos”, reflexionaba Sedano, meta español, tras la eliminación ante Rusia. El fútbol sala crece y hay nuevo orden. El 1 de octubre se sabrá quién se estrena en su trono.