MERCADO TRASPASOS

Los Dodgers necesitan un gran traspaso, pero les esperan

La franquicia dirigida por Dave Roberts, necesita a alguien para ser el número dos de Clayton Kershaw y que sus opciones aumenten mucho.

Pamplona
0
Los Dodgers necesitan un gran traspaso, pero les esperan
Justin Edmonds AFP

Los Angeles Dodgers se encuentran en una situación muy difícil en este tramo de la temporada. La división la tienen a solo dos partidos y medio y si ayer hubiesen ganado a los Tampa Bay Rays en LA, la distancia con los San Francisco Giants solo habría sido de un partido y medio. Lo peor no es eso, sino que las dos plazas de Wild Card están muy caras y pese a que los Dodgers actualmente ocupan una, varios equipos están muy cerca.

Después de haber ganado la división en las últimas temporadas, aunque fracasando en los playoffs, el no jugar la postemporada en 2016 sería un problema tremendo. La franquicia está acostumbrada a jugar mínimo playoffs y más en el primer año de Dave Roberts como manager.

La mejor solución a priori, seria moverse antes del cierre de mercado y conseguir hacerse con un pitcher que sea un excelente número dos para la rotación, por detrás del mejor lanzador del mundo en la actualidad como es Clayton Kershaw. Ahora mismo, mucha gente se acuerda de Zack Greinke y de que si le tenían que haber renovado o no, pese a que el contrato era excesivo y su temporada ha sido mala.

Dos pitchers están sonando en los rumores como posibles candidatos a ser adquiridos por la franquicia, que es la que más gasta en salarios en los últimos años. El primero de ellos es el gran Chris Sale, que durante casi toda la temporada era el máximo candidato a ser el Cy Young en la Liga Americana. En los últimos días, ha tenido problemas con la franquicia por no darle facilidades para salir. Incluso llegando a cortar uniformes retro de los White Sox, provocando miles de comentarios y bromas en redes sociales.

Los White Sox al parecer pedirían al joven pitcher zurdo Julio Urías y al RF Yasiel Puig, que no acaba de convertirse en la súper estrella que prometía hace años. Es muy probable que si solo pidieran eso, el traspaso ya se hubiese completado. Lo que es seguro, es que los White Sox mínimo estarán pidiendo a cambio del pitcher estrella a cuatro o cinco jugadores, aprovechándose de la necesidad de los Dodgers y para obtener buenas piezas para una reconstrucción necesaria.

El otro jugador que más ha sonado para convertirse en nuevo pitcher de los Dodgers, ha sido un Chris Archer que está teniendo una temporada muy mala. Puede ser, que su rendimiento esté siendo tan bajo también al ver que su equipo está en el sótano de la división y con una diferencia enorme respecto a los otros cuatro equipos.

Chris Archer lanzó el martes en el Dodger Stadium ante los angelinos y la verdad que no lució muy bien, concediendo tres carreras en la derrota de los Rays con un gran HR del que podía ser su nuevo catcher, Yasmani Grandal. Los Tampa Bay Rays, seguro que también estarán pidiendo muchos jugadores a cambio. Aunque es probable, que alguno menos que los White Sox porque la diferencia entre ambos en 2016 está siendo considerable.

Algo que puede ser muy clave, para el equipo que finalmente consiga a alguno de estos dos jugadores (si finalmente son traspasados), es que sus contratos son muy favorables para los equipos. Chris sale por ejemplo, tiene contrato hasta 2019 y con un salario máximo de 15.000.000 en ese último año, siendo una cifra bastante baja para el nivel actual del excelente zurdo de dos metros de altura.

Chris Archer, tiene contrato hasta 2021 cobrando 8.250.000 en ese último año, siendo un gran salario para cualquier franquicia si él rinde al nivel que debería. Ambos jugadores tienen 27 años, así que a priori tienen que dar los mejores años de la carrera en las siguientes temporadas. Con la madurez necesaria para recaer en un equipo que tiene que aspirar a todo, pese a que en la Liga Nacional el nivel es altísimo.

Es posible que por Chris Sale varios equipos estén interesados, pese a que tengan que desprenderse de varias piezas. Uno de ellos pueden ser los Boston Red Sox. Siendo el 2016 el último año de Big Papi y con la presencia en los playoffs aún en el aire. Por lo dura que esta la división este de la AL, pueden ir a por todas con un GM como Dave Drombowski, al que le suele gustar adquirir grandes nombres dando a veces demasiado a cambio.

Los Angeles Dodgers deberían intentar fichar a Chris Sale, pese a que tengan que pagar demasiado, pero si lo consiguen y Clayton Kershaw está sano y al 100 %, serán un candidato siempre a ganar las World Series en las tres próximas temporadas. Zack Greinke, pese a rendir el año pasado a un excelente nivel está un escalón por debajo. Si lo que piden los White Sox es una barbaridad, podría ser mejor esperar a la agencia libre.

En cuanto a Chris Archer, si los Tampa Bay Rays no bajan sus pretensiones, no deberían excederse. Es un pitcher, que pese a dominar habitualmente en 2015 con sus sliders siendo All Star, en 2016 tiene muchísimas derrotas permitiendo a las ofensivas pegarle muy fuerte.