MLB

Análisis del pitcheo en la MLB (II) – Rozando la gloria

En esta ocasión nos vamos a centrar en un grupo de pitchers que están rozando entrar en el grupo de ases pero que aún se encuentran un paso por debajo.

León
0
Análisis del pitcheo en la MLB (II) – Rozando la gloria

No todos los lanzadores pueden ser los ases de la competición, pero sí que hay algunos que se acercan bastante y que incluso pueden llegar a superar a los teóricamente reyes de la lomita. Su temporada está siendo muy buena y están ayudando a sus equipos a mantenerse a buen nivel. En algunos casos la ofensiva no les está acompañando y en otros su rendimiento es eclipsado por el de su jefe de filas. En todo caso cualquier lanzador de este grupo estaría cotizadísimo en una hipotética agencia libre.

 

Jon Lester – Sin duda uno de los mejores pitchers de la MLB que vive a la sombra de Jake Arrieta pero con unos porcentajes altísimos de efectividad. Al igual que le ocurrió a su jefe de filas, el mes de junio no le ha sentado demasiado bien y especialmente los encuentros previos al All Star, aunque mantiene una ERA de 3.01 y WHIP de 1.08, con lo que siempre es uno de los lanzadores más temibles a los que un bateador ha de enfrentarse. Si estos días de descanso le han sentado bien (y por lo visto ayer ante los Mets así ha sido), preparémonos para ver de nuevo la mejor versión de Lester.

 

Max Scherzer – Salvo en el encuentro del 24 de junio ante los Brewers, Scherzer lleva casi mes y medio sin conceder más de una entrada por partido y es uno de los culpables del gran año de los Nationals. Con una ERA de 2.94 y WHIP de 0.96, Scherzer es además el líder absoluto en el apartado de ponches con 171, con 16 más que Bumgarner que es el segundo de la lista. A ello han ayudado, sin duda, los 20 que consiguió en el encuentro del 11 de mayo ante Detroit Tigers, igualando el registro histórico de la MLB en este apartado. Tan sólo hay que criticar su excesiva facilidad para permitir que los rivales consigan un homerun, pero aún así es un pitcher que va a más y que puede llevar a su equipo a cotas muy lejanas.

 

Carlos Carrasco – Mucha culpa del gran año de los Indians está sobre el montículo, y ahí Carrasco destaca sobremanera. El venezolano está realizando la mejor temporada de su carrera con un rendimiento sobresaliente. Tras salir de una lesión a principios de año que le tuvo en el dique seco durante el mes de mayo y superadas un par de salidas algo erráticas tras ser activado, el pitcher de Barquisimeto lleva concedidas 9 carreras en las últimas 41 entradas que ha disputado, lo que nos da una ERA de 1.97 que ahora mismo solo sería superada por la del estratosférico Clayton Kershaw. Los Indians tienen un quinteto titular de lujo sobre el montículo y Carrasco es, sin duda, uno de los mejores.

 

Jacob deGrom – Ver jugar a este chico es una delicia, su estilo de juego agresivo es muy atractivo para el gran público y él, además, está sabiendo llevar a su equipo hacia delante. Lleva una temporada que va claramente de menos a más y su casi no hitter en su último partido es buena prueba de ello. Ha reducido su ERA hasta un más que notable 2.38 y su WHIP se queda en 1.03, números que necesitan unos New York Mets que no están rindiendo al nivel que muchos esperaban (esperábamos) y que tras la lesión de Harvey, que no volverá al montículo del Citi Field esta temporada, ve en la figura de deGrom un nuevo faro que les guíe hasta los playoff.

 

Marco Estrada – Otro latino en este grupo. Y es que el mexicano ha sorprendido a propios y extraños con unos números inferiores al 3.00 por primera vez en toda su carrera. Es de los pocos jugadores que mantienen su WHIP por debajo de 1 (exactamente en 0.99) gracias, sobre todo, a la poca facilidad que otorga a los bateadores contrarios para conseguir un hit y que le hacen encabezar esa estadística. Actualmente fuera de competición debido a una pequeña lesión de espalda, los Toronto Blue Jays están deseando que su jugador se recupere pronto y bien de ella. Y es que los canadienses, con uno de los mejores ataques de la liga, necesitan de su aportación para meterse en unos playoff que ahora mismo tienen al alcance de la mano.

 

Zack Greinke – Considerado como un as a principio de la competición, su mal inicio de temporada le ha hecho bajar un peldaño, aunque Greinke ha empezado a justificar su millonaria contratación por parte de los Diamondbacks con muchos destellos del gran lanzador que es y que el pasado año a punto estuvo de otorgarle el trofeo Cy Young, un premio que para muchos (entre los que me encuentro) se merecía más que nadie. Aunque sus números aún son mejorables, su récord victorioso de 10-3 empieza a gustar en la ciudad de Phoenix. Con la temporada prácticamente perdida para su equipo y lesionado desde finales de junio, se espera que el de Orlando pueda reaparecer a finales de julio o primeros de agosto para tratar de seguir manteniendo ese excelente nivel y que pueda guiar a los de Arizona a lo más alto en el 2017.

 

Masahiro Tanaka – El pitcher japonés es, sin ningún atisbo de duda, el jugador estrella de unos New York Yankees venidos a menos y que aún tienen que decidir si aspiran o no a entrar en playoffs para ver si compran o venden antes de la fecha tope del 1 de agosto. Pero a eso es ajeno Tanaka, que sigue dedicándose a lo que mejor sabe hacer, lanzar bolas endiabladas para los bateadores contrarios. Con una ERA de 3.15 y WHIP de 1.09, el japonés está siendo de lejos el mejor lanzador de su equipo y, salvo alguna esporádica actuación irregular, está manteniendo el tipo y tratando de que la decisión final de los Yankees en julio sea la de ser un equipo comprador.

 

José Quintana – El tercer hispano de este selecto grupo es José Quintana, siempre a la estela del brillante Chris Sale y que, en algunos casos, maneja mejores números que él, como por ejemplo su ERA de 3.21. El colombiano cumple con esta su quinta temporada en la zona sur de Chicago y nunca había manejado unos números tan positivos como este año. Es una lástima que la ofensiva del equipo haya flaqueado tras un inicio muy brillante de campeonato, de tal forma que lo de jugar en octubre empieza a parecer una quimera muy complicada de alcanzar. Aún así Quintana está siendo uno de los referentes en el equipo y no hay nada que indique que no lo siga siendo de aquí al final del año.

 

Chris Tillman – Tras cuatro meses de competición los Baltimore Orioles se han confirmado como la gran sorpresa de la liga, encabezando una división complicada cuando nadie contaba con ellos al principio. Y aunque su rotación no es precisamente una de las mejores de la liga, en ella está destacando sobremanera Chris Tillman, que con una extraordinaria marca de 13-2 es todo un seguro de vida para su equipo. El californiano está promediando unos números que se asemejan a los de la temporada 2012, la mejor de su carrera, y mientras la ofensiva de Baltimore siga tan encendida las victorias seguirán cayendo de su lado.

 

Drew Pomeranz – Quién le iba a decir al bueno de Drew que iba a protagonizar uno de los canjes estrella del mercado veraniego de fichajes. Y es que el ya nuevo lanzador de los Red Sox ha realizado una temporada asombrosa en unos tristes San Diego Padres, con una fabulosa ERA de 2.47 y un WHIP de 1.06 en el que destaca su bajísimo número de hits concedidos, sólo por detrás del mexicano Estrada. Y eso que a principios de temporada el equipo californiano contaba con él como un “reliever” de largo recorrido que saliera desde el bullpen a ayudar a sus compañeros cuando estos le necesitaran. Ahora solo hay que esperar a ver si Pomeranz es capaz de mantener sus números en una nueva ciudad, un nuevo estadio y una liga, la Americana, que no es nueva para él tras su paso por Oakland los dos últimos años.