TEMPORADA REGULAR

5 equipos que llegan con las pilas cargadas al All-Star

Una vez que hemos llegado al ecuador de la temporada, es recomendable echar un vistazo a aquellos que han acabado bien.

5 equipos que llegan con las pilas cargadas al All-Star
Bob Levey AFP

El parón por el Partido de las Estrellas suele marcar en ocasiones un punto de inflexión para muchos conjuntos. Aunque puede que no parezca gran cosa, ya se han disputado en torno a 90 partidos y el cansancio y los achaques empiezan a hacer acto de presencia con más y más frecuencia.

El personal suele llegar con la luz de la reserva encendida y esos días, que no son muchos, pero que menos da una piedra, suele venir a las mil maravillas para ser capaz de tomarse un respiro, recuperar el tono físico y la frescura antes de afrontar los ‘dog days’, los días de perros del verano que están a la vuelta de la esquina, es decir, un mes de agosto cuando ya se ha superado el centenar de encuentros disputados y la fatiga se hace más presente que nunca.

Sin embargo, es pronto para contemplar ese escenario, que llegará y marcará como viene haciendo desde tiempos inmemoriales a las distintas franquicias, aunque hay algunos clubes que llegan con vibraciones positivas y con ganas de comerse el mundo… o algo parecido.

Houston Astros

El mejor ejemplo de que este deporte no es un sprint sino una maratón. Se trata de una carrera de fondo y de nada te sirve si empiezas de forma fulgurante para desfondarte en el tramo final de la temporada. El 30 de abril los Houston Astros tenían un récord de 7-17, un 29.2% de victorias y una cifra paupérrima, se mire por donde se mire. Los Rangers, su gran rival estatal y divisional, les sacaban siete encuentros y parecía que las aspiraciones de jugar play offs por segundo año consecutivo se iban a acabar incluso antes de empezar.

El club mostró paciencia y no se desquició, a la espera de la recuperación de algunos jugadores que no empezaron con buen pie, Lance McCullers llegó y le dio un aire distinto a la rotación, Dallas Keuchel se aproximó al Keuchel ganador del Cy Young del año pasado y… ¡Voilá! Los pitchers empezaron a dar opciones de ganar partidos, no metiendo tanta presión a su ataque, José Altuve está en modo MVP, George Springer no deja de asombrarnos todas las noches y Carlos Correa promete tener una segunda mitad de año sensacional. Si a todo lo anterior, se le suma que han promocionado a A.J. Reed para primera base y harán lo mismo en breve con Alex Bregman en tercera, los Astros están 5.5 partidos de los Rangers y con todo por decidir.

Pittsburgh Pirates

Los Pirates eran uno de esos equipos tapados al inicio del año. Nadie daba un duro por ellos y ni siquiera se cambió el guion cuando abril acabó con una marca de 15-9, intentando mantener la estela de los fulgurantes Chicago Cubs. Mayo no fue un mes malo, pero lo de junio casi no tiene nombre. De estar en una posición de privilegio, los Pirates acabaron el mes 9-19 y llegaron a estar con récord negativo (37-41) y a catorce partidos de los Cubs. ¿Se había acabado su año? ¡Por supuesto que no!

El equipo se hizo fuerte, se lamió las heridas de la mejor manera posible y empezó a recuperar tocados, aunque la lesión de Gerrit Cole ha hecho daño. Se ha promocionado tanto a Jameson Taillon como a Tyler Glasnow, y han acabado la primera mitad del año ganando 12 de 16, incluidas las palizas a Jake Arrieta y Jon Lester, cosa que sólo parecía fruto la imaginación del seguidor más acérrimo de los Pirates. Todavía se encuentran a un mundo de los Cubs, a 7.5 partidos, pero éstos ya no parecen tan intocables y la segunda plaza de la Wild Card está a 1.5 partidos. En resumen, y al igual que con los Astros, todo por decidir en una segunda mitad del año apasionante.

Toronto Blue Jays

Los Blue Jays consiguieron realizar en 2015 su primera aparición en los play offs desde la presidencia de George Bush padre, allá por 1993 y se convirtieron en una de las sensaciones con un ataque demoledor y un grupo de lanzadores sólidos para llegar a las Series de Campeonato. El 25 de mayo se encontraban con una marca negativa, a siete encuentros de los Red Sox y en la cuarta posición de la división. No había ni rastro de esos rasgos, salvo por la regular actuación de sus pitchers.

En un proceso paulatino, el ataque comenzó a volver por sus fueros, con un Josh Donaldson que quiere repetir como MVP y con un Edwin Encarnación que ha descubierto la Fuente de la Eterna Juventud. Toronto ha ganado ocho de sus últimos nueve partidos y 18 de 25. Junto con los Red Sox, lideran la Wild Card y los líderes Orioles están a un par de encuentros. Donaldson se ha convertido en el sexto jugador en la historia de la Liga Americana en llegar a los 20 home runs y 80 carreras anotadas en la primera mitad del año. Y la segunda parte promete ser tan interesante como la primera.

Boston Red Sox

Después de perder 21-2 en casa frente a los Angels, los programas radiofónicos de Boston pedían a gritos la cabeza de John Farrell. Los pitchers eran incapaces de mostrar regularidad, añadiendo una presión inmensa a un ataque extraordinario, pero al que no se podía exigir anotar figuras dobles todos los días. Al mismo tiempo, se exigía el traspaso de Chris Sale, José Fernández, Cy Young (el del premio) e incluso sacar del retiro a Sandy Koufax, por poner algunos ejemplos. El broche de oro a la despedida de ‘Big Papi’ estaba en peligro.

Sin embargo, los Red Sox han encontrado cierta zona de confort. David Price se asemeja al pitcher por el que se han invertido más de 200 millones de dólares, Steven Wright es All-Star y los problemas de lesiones en el LF (todos los que pasan por ahí parecen estar gafados) y en el bullpen no han evitado que los Red Sox acaben fuertes la primera mitad, con un Ortiz que sigue destrozando la bola noche tras noche y que no quiere perderse un último baile en la postemporada.

San Francisco Giants

Hasta hace no demasiado los Chicago Cubs eran el equipo a batir en la Liga Nacional, pero los Giants saben que la temporada es muy larga y que no importa cómo se empieza sino como se acaba. Después de igualar la mejor marca de la historia del club con 31 victorias en 40 partidos, los Giants no han dejado de ascender en la Liga Nacional hasta superar a los Cubs en porcentaje de triunfos y llegar con 57 al ecuador del año. Nadie ha conseguido más, con la dificultad extra de numerosas lesiones entre los veteranos. Hasta Madison Bumgarner flirtea con un no-hitter en su último encuentro y ha formado con Cueto la mejor dupla 1-2 de cualquier rotación. Además, siendo año par, ya se sabe…