GOLF | US OPEN

El "imposible" Oakmont mide fuerzas a Day, Spieth y McIlroy

Los tres mejores golfistas del mundo llegan al US Open, el major más complicado. Allí están Sergio García, Rafa Cabrera Bello y Jon Rahm.

0
El "imposible" Oakmont mide fuerzas a Day, Spieth y McIlroy
Michael Madrid USA Today Sports

“Queremos que sea difícil, rápido, algo imposible y no nos gustan las puntuaciones bajas”, dice Bob Ford, jugador del Oakmont Club, el campo de Pensilvania sede del US Open, segundo major del año, que promete ser terrible para los golfistas. El último ganador aquí fue Ángel Cabrera en 2007 y triunfó con +5. “Creo que se ganará por encima del par”, aseguraba Ford.

“Firmo hacer una ronda de 75 o 76 golpes y luego ir a tomar una cerveza a Casa Club”, contaba Jordan Spieth, ganador de este grande en 2015 tras batir en Chambers Bay de manera agónica a Dustin Johnson. Esta vez, y tras el batacazo del Masters de Augusta, Spieth llega con un rol de perfil bajo: “No me encuentro especialmente bien. Será como una semana más”. Pero la realidad es que su putt de oro puede marcar diferencias en Oakmont respecto al que algunos llaman (salvando las distancias) el nuevo Big Three, que forma junto a Day y McIlroy.

Sí coge el testigo de favorito Jason Day, número uno mundial, que en Chambers Bay fue protagonista por los mareos que le hicieron caer redondo en la hierba. “Este es un torneo muy estresante, que he estado cerca de ganar. Espero que esta vez pueda. Le estoy pegando bien y si va bien cerca de los greenes…”. El aussie ‘solo’ tiene un grande (el PGA 2015). El europeo en cuestión es Rory McIlroy, con cuatro majors en casa (entre ellos el US Open de 2011, su primer grande). El norirlandés confiesa que el campo “no se ajusta bien” a él, pero que se nota “más disciplinado y consistente”. Ninguno de los tres galácticos ha ganado un grande este año. Eso sólo lo ha logrado el inglés Danny Willett, también presente en Oakmont y, otra vez, de tapado.

Rory McIlroy.

Y habrá tres españoles. Sergio García, que conoce ya el campo de aquel 2007, Rafa Cabrera Bello, ya asentado entre los mejores del mundo (como él dice ‘en la primera guagua) y Jon Rahm, el mejor amateur del mundo, un vizcaíno que ha arrasado entre los aficionados y debuta en un grande antes de pasar a profesional con 21 años. Le aconseja Tim Mickelson, el hermano de Phil, un sabio del golf que dirige a la nueva joya española. Rahm se estrena ante un coloso: Oakmont.