JUEGOS OLÍMPICOS

Alabau, tras sufrir el virus: "Se exagera mucho con el zika"

La campeona olímpica de la clase RS:X (Windsurf) ya ha pasado la infección y considera que se está creando un alarmismo totalmente ficticio.

Alabau, tras sufrir el virus: "Se exagera mucho con el zika"

La sevillana Marina Alabau es una de las grandes esperanzas de la vela española para lograr el oro en los Juegos Olímpicos de Río. A sus 30 años ha sido dos veces campeona del Mundo, pentacampeona de Europa y oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 en la clase RS:X (tablas). Actualmente está entrenando en Marina de Gloria, en Río de Janeiro, y se muestra muy contrariada por la alarma creada por el virus zika, que puede provocar incluso la ausencia de algunas naciones y deportistas en los Juegos.

—¿Le han sorprendido las declaraciones de Pau Gasol sobre la posibilidad de no ir a los Juegos de Río a causa de la amenaza del virus zika?

—Cada uno puede opinar lo que quiera y cada uno tiene su punto de vista. Quizás para Pau ir a los Juegos no sea un prioridad tan importante como lo es para mí. Los Juegos Olímpicos son mi vida y si hay que correr el riesgo se corre, aunque en este caso se está exagerando todo.

—Usted reside buena parte del año en Brasil y conoce muy bien la situación que hay en el país. ¿El zika es un virus tan peligroso como dicen?

—En absoluto y lo digo en primera persona. Creo que los medios de comunicación están presentando una imagen alarmista al respecto que no corresponde a lo que es este virus. Yo diría que es como una simple gripe, que te deja cuatro días en la cama.

—Usted ya lo ha pasado, ¿no?

—Sí. Fue antes de las pasada Navidades. Iba a competir en la Copa Brasil de Vela (del 16 al 20 de diciembre), pero no me encontré bien. Al principio tuve un día fiebre y me salieron unas manchas rojas por todo el cuerpo. Al día siguiente me entraron dolores articulares, me dijeron que fuera al hospital y yo pensé que para ir al médico en Brasil era mejor volver a mi casa, y eso hice. La verdad es que tuve fiebre un día y otros cinco dolores en las articulaciones y nada más. Después seguí con mi vida normal.

¿Tardó en volver a competir?

—En absoluto. En enero disputé la Copa del Mundo en Miami y en febrero el Mundial de la clase en Eilat (Israel), donde acabé séptima.

—Pero dicen que a otra gente le afecta más...

—Quizá pueda afectar a un atleta que esté ya comptiendo en los Juegos, pero los síntomas son todos iguales. Se está hablando mucho del zika cuando lo que realmente mata es el dengue o el chikunguña y de eso no dicen casi nada. 

—¿Hay demasiado alarmismo?

—Hay muchísimo. Yo no le di importancia ni tuvo consecuencias ni para mi marido ni para mi hija Marta, que en septiembre cumplirá tres años. No es grave. Simplemente se está exagerando todo y no existe razón para preocuparse aunque es cierto que deben tomarse algunas precauciones.

¿Le preocupa más la violencia en las calles y las aguas de la bahía de Guanabara, sede de las competiciones de vela?

 —Para quienes no lo conozcan, el entorno donde se van a disputar las competiciones de vela es maravilloso y es cierto que ha aumentado la violencia en la calle porque hay montones de turistas que van por las favelas con cámaras y con móviles haciendo fotos y con todo tipo de objetos de lujo (relojes, collares, anillos). Siempre ha habido violencia en las calles de Río y es normal que con más gente aumente, aunque la mayor parte de la gente que conoce Río sabe que hacer ostentaciones ha sido peligroso, no ahora, desde siempre. La contaminación de las aguas de la bahía me preocupa, pero espero que mejoren en el momento de iniciarse la competición.Quizás eso me preocupe más que el virus.