Euroliga
Alba Berlin ALB

-

Olympiacos OLY

-

Zalgiris ZAL

-

Estrella Roja RED

-

ESTRELLAS DE LA LIGA

El mejor equipo joven de las Grandes Ligas

En este divertido ejercicio, hemos decidido ver quiénes son las mejores estrellas jóvenes de la liga, siempre que no superen los 25 años de edad.

El mejor equipo joven de las Grandes Ligas
Troy Taormina USA Today Sports

Reconozco que tengo previsto escribir esta pieza desde hace tiempo, pero por azares del día a día de la MLB, lo cierto es que no he encontrado el hueco hasta hoy y de hoy no pasamos.

Muchas veces se habla del término jugador franquicia para referirse a un jugador sobre el que construir un club. Sin embargo, siempre se intenta que sea alguien cuyos mejores años están todavía por llegar o eso se espera, y cuya edad empiece por un dos. Que Jake Arrieta es posiblemente el pitcher más en forma de todas las Grandes Ligas no es algo que esté en cuestión, pero sus contribuciones no tendrían el recorrido que uno desearía para ese supuesto, que es hablar del mejor equipo joven de toda la competición.

La Major League Baseball atraviesa un momento muy dulce, con numerosísimos talentos jóvenes y cuyo mejor ejemplo fue el All-Star disputado el año pasado en Cincinnati, que tuvo un número récord de representantes cuyos mejores años todavía están por venir. También es cierto que el béisbol es un deporte que permite tener una carrera deportiva más longeva que otras como la NFL, pero para este divertido ejercicio me parece una edad muy buena que nos permitiría disfrutar durante una década de sus grandísimas estrellas.

Con ese objetivo, he decidido trazar un límite de edad para hablar de esa plantilla y me ha parecido correcto establecerlo en los 25 años. De esta manera, es muy cierto (y doloroso) que tendremos que dejar fuera a grandísimas estrellas como Anthony Rizzo, Giancarlo Stanton, Jason Heyward, Madison Bumgarner, Jeurys Familia o Sonny Gray. Una pena, pero es lo que hay.

Catcher – Salvador Pérez (Kansas City Royals)

¿Es posible que el MVP de las Series Mundiales del año pasado entre en esta categoría? ¡Pues claro que sí! ‘Salvy’ debutó con los Royals en 2011 con sólo 21 añitos y se ganó la titularidad con 23 años en 2013, donde ganó el primero de sus tres Guantes de Oro y el primero de sus tres partidos de las estrellas. Más allá de los reconocimientos en términos de premios individuales, la labor y la confianza que insufla a los pitchers de los que se hace cargo difícilmente es cuantificable, que también lo es. Además está hecho de adamantium, vibranium o de lo que estén hecho los superhéroes. Ha disputado no menos 138 partidos en cada uno de los últimos tres años y esta campaña ha disputado 28 de los 29 de su equipo. Con una nueva ampliación de contrato bajo el brazo, sería juicioso que Ned Yost regulara un poco más sus esfuerzos en la posición más exigente que hay.

Primera base – Wil Myers (San Diego Padres)

No deja de tener su ironía que uno de los puestos que es sinónimo de grandes pegadores se muestre tan huérfana en esta hipótesis que estamos barajando. A día de hoy, nos encontramos con básicamente dos jugadores que no superan esa edad y son Wil Myers de los Padres y Tyler White de los Astros. Por muy inspiradora que me parezca (y lo es) la historia de White, con un largo recorrido en categorías inferiores, nunca siendo la gran promesa en su puesto, pero con una innata capacidad para batear, mi elección se decanta por Myers, que fue rookie del año con los Rays… como outfielder. Con Myers, la clave siempre ha sido las constantes lesiones que han mermado la evolución en su juego, aunque es joven y con potencial de mejorar. No obstante, no es descartable que el futuro en esta posición y con menos de 25 años todavía no haya debutado en las Grandes Ligas, como es el caso de A.J. Reed (Astros) o Josh Bell (Pirates).

Segunda base – José Altuve (Houston Astros)

Reconozco que por un instante tuve la intención de hacer un ‘apaño’ y colocar aquí a Mookie Betts, que es uno de mis jugadores preferidos y que empezó en este puesto antes de pasar al outfield. No obstante, hay que ser honrados y someternos al planteamiento original con una pequeña ‘trampa’. José Altuve cumplió los 26 el pasado 6 de mayo así que me permitiréis la licencia ya que tenía previsto haberlo publicado antes de esa fecha. El diminuto segunda base de los Astros es una auténtica maravilla, todo corazón y con unas condiciones para la práctica de este deporte que superan las limitaciones de su anatomía. Ya ha sido tres veces All-Star y, en las últimas dos campañas, ha sumado dos Bates de Plata como el mejor en su puesto… en ataque. Si al hecho de ganar el título de media de bateo en 2014, se le suma el Guante de Oro de 2015, los más de 200 hits en los últimos dos años, y ser uno de los mejores velocistas de la competición, el paquete es perfecto para construir un equipo a su alrededor… como están haciendo los Astros con él y con nuestro siguiente protagonista.

Shortstop – Carlos Correa (Houston Astros)

El boricua debutó el año pasado siendo uno de los más jóvenes e interesantes talentos que han brillado en las Grandes Ligas. Su combinación de potencia (22 dobles y 22 home runs) y velocidad (14 robos de 18 intentos) le hicieron dar el salto de calidad a los Astros, de cara a disputar la postemporada a su equipo después de su travesía por el desierto. Si a todo lo anterior, se le suma que prácticamente nadie en la historia de este deporte ha sido capaz de lograr estos datos como short, es un plus. Y que cumpla los 22 años en septiembre, también lo es. Su abanico de condiciones es tan amplio y en un puesto en el que se prima tanto la defensa, que cuenta con muchas posibilidades de convertirse en uno de los rostros de este deporte, algo en lo que el béisbol va por detrás del resto de grandes deporte norteamericanos.

Un año más, Manny Machado está siendo uno de los mejores jugadores de toda la Liga Americana.

Tercera base – Manny Machado (Baltimore Orioles)

Al igual que ocurre con la posición más anterior, hay tal abundancia de talento que se convierte en un absoluto problema y una bendición. Se escoja al que se escoja, no vamos a equivocarnos. Si escogéis a Nolan Arenado, no voy a oponerme. Si el elegido es Kris Bryant, tampoco voy a poner ningún impedimento. Si es Maikel Franco, también es una opción excelente. Mi elección por Manny Machado se debe a su gran recorrido atesorado en las Grandes Ligas. Tras su gran debut en 2013, con sólo 20 añitos, la estrella de Manny perdió parte de su lustre por dos graves lesiones sufridas en cada una de sus rodillas, y que amenazaban con impedirnos disfrutar de sus talentos. Pero con 22 añitos, 2015 fue sensacional desde todos los puntos de vista para el jugador de los Orioles, jugando todos los partidos con extraordinarios guarismos en ataque, con 35 home runs y una gran capacidad atlética que se plasmó en 20 robos de bases amén de su habitual soberbia defensa en tercera. Es todo el paquete completo por el que me decanto y por el hecho de que pretende estar en la conversación cuando se habla de uno de los rostros de este deporte por los años venideros.

Left field – Michael Conforto (New York Mets)

No estoy muy seguro que los Mets contaran con que su primera ronda del draft de 2014 fuera a convertirse en el tercer bateador de su turno de bateo cuando ni siquiera han pasado dos años de su elección. Pero la vida es así, y Conforto demostró una enorme tranquilidad a la hora de dar el salto definitivo el año pasado. La mejora en su juego es tal, que ha pasado a ser el tercero, justo detrás de David Wright y antes de Yoenis Céspedes. Eso es responsabilidad. Todas sus habilidades están bastante por encima de la media, excepto la velocidad, y el techo de las mismas va a depender en gran medida de su fiabilidad cuando tenga que medirse a los pitchers de su mismo perfil, los zurdos. Los Mets tienen un bastión por muchos años.

Los Angels no están jugando bien, pero no es el caso de su jugador franquicia, Mike Trout.

Center fielder - Mike Trout (Los Ángeles Angels)

¿A quién esperabais? Mike Trout ha sido considerado el mejor jugador de este deporte desde que hizo su debut en 2012 y no ha terminado peor que en la segunda posición en la votación por el MVP desde su llegada, ganándolo en 2014. Parece que no está haciendo nada significativo este año, pero va camino de superar los 40 home runs, con su habitual exuberancia en defensa y no tanto por las bases a pesar de su gran punto de velocidad. Miedo da pensar qué equipo nos encontraríamos en Anaheim si no estuviera con ellos, pero ese no es el objetivo de esta pieza. Es el rostro de este deporte y lo seguirá siendo durante muchísimos años de camino al Hall of Fame.

Right fielder – Bryce Harper (Washington Nationals)

Esta elección es casi tan sencilla como la anterior. Mucho se ha hablado de Mike Trout y Bryce Harper como la rivalidad que hubo en los 80 entre Magic Johnson y Larry Bird y hay razones para ello, excepto por la diferencia de sus ausenc ias en las Series Mundiales y los respectivos anillos. Bryce Harper acaba de establecer un récord con siete veces que alcanzaba base frente a los Cubs sin tener un turno de bateo oficial (seis bases por bolas y un ’hit by pitch’). Bryce Harper es un monstruo y se adentra en el terreno Barry Bonds, la determinación por parte de los rivales de permitir bases por bolas pseudo-intencionales con tal de no dejarle flexionar los músculos. Es posible que hasta dentro de muchos años no nos demos cuenta del tremendo lujo que estamos teniendo con este jugador y su sana rivalidad con Trout.

Designated Hitter – Miguel Sanó (Minnesota Twins)

Una vez que los Minnesota Twins se han dado cuenta de que no era viable que Miguel Sanó se fuera a convertir en un exterior derecho decente, el club ha hecho los ajustes pertinentes y le han trasladado a la esquina caliente. Es probable que no termine siendo su puesto definitivo y una de las opciones más viables nos viene fenomenal para incluirle en nuestra lista. Miguel Sanó tiene una potencia descomunal y está llamado a ser la fuente del poderío del turno de bateo de los Twins en los años que están por venir. Salvando las distancias, se trata de una versión diestra de David Ortiz, pero sin el bagaje ni la disciplina… hasta el momento.

Mención especial a Rougned Odor, Mookie Betts, Joe Panik, Jonathan Schoop, Jeff Lamb, Matt Duffy, Xander Bogaerts, Francisco Lindor, Corey Seager, Yasiel Puig.

CLICK AQUÍ PARA IR A LA SEGUNDA PARTE