Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

Su esencia: Rivalidades que parten por la mitad EE.UU.

PREVIAS MLB 2016: DETROIT TIGERS

Su esencia: Rivalidades que parten por la mitad EE.UU.

Su esencia: Rivalidades que parten por la mitad EE.UU.

Rick Osentoski

Rick Osentoski-USA TODAY Sports

Entre Michigan y Ohio existe una nada disimulada enemistad que se manifiesta en todos y cada uno de los equipos de ambos estados.

Los Tigers tienen unas rivalidades definidas más por su situación geográfica que por su historia deportiva. Las gentes de Cleveland, Ohio, y las gentes de Detroit, Michigan, no acaban de llevarse bien. Los Indians, junto a los White Sox de Chicago, son los enemigos preferidos de los Tigers. En el año 2013, por ejemplo, con los Tigers y los Indians jugándose el título de división, muchos fans de Detroit acudieron al estadio de Cleveland a defender a su equipo; ganando en la novena entrada se les podía escuchar, orgullosos, entonando el “let’s go Tigers”, a lo que la afición de Cleveland, molesta por “perder’”el factor cancha, respondió con un “Detroit’s bankrupt!” al respecto de la economía de la ciudad.

Propietario: Mike Ilicht *****

Ilicht tiene su fortuna gracias al negocio de la comida rápida, pues es el dueño y fundador de Little Caesar Pizza. Compró los Tigers en 1992 y su obsesión ha sido ‘comprar’ un anillo para su equipo, algo que se le resiste, y no porque no arroje un buen montón de dinero al mismo cada año.

Manager general: Al Avila **

Avila lleva desde 2012 en la organización, pero fue el año pasado, con el despido de su antecesor, Dave Dombrowski, que le llegó su gran oportunidad como general manager. En su ideario tienen gran peso las estadísticas avanzadas y el uso de las nuevas tecnologías para medir lo que sucede en el campo. Sus primeros movimientos ha sido audaces, tanto en fichajes como en traspasos, y es obvio que tiene un mentalidad de ganar ahora mismo sin esperar al futuro. Se ha convertido en el primer cubano nativo que llega a ser el jefe de operaciones de una franquicia de la MLB. Su padre, ejecutivo en los Dodgers, y su hijo, en los White Sox, forman una peculiar familia.

Entrenador: Brad Ausmus **

Brad Ausmus no lo ha tenido fácil desde que aterrizó, en 2014, en el banquillo de los Tigers. Sucedió en el cargo a toda una leyenda como Jim Leyland y sus resultados no han estado a la altura de lo esperado. También es verdad que el equipo se ha ido diluyendo como un azucarillo tras la presencia en las World Series de 2012. Está en medio de un cambio de ciclo, algo que siempre sucede cuando se cambia de general manager, y se va a encontrar con un equipo diferente del que ha tenido para trabajar los últimos años. Eso sí, seguirá siendo eminentemente pegador y con poca finura para esas sutilezas que definen el juego más allá de sacar la pelota del estadio.

Su gran estrella: Miguel Cabrera

El dos veces MVP de la Liga Americana, años 2012 y 2013, es uno de los mejores bateadores de la actualidad y el principal factor que impide descartar a los Tigers en la lucha por los playoffs. Pero ha de recuperarse de un 2015 demasiado bajo para sus estándares.

Estrella ofensiva: Víctor Martínez

El Víctor Martínez de 2014 es un jugador capaz de ayudar a los Tigers a conseguir cualquier objetivo que se propongan. En ese año lideró la liga en OPS, estadística que mide la capacidad de los jugadores para alcanzar la primera base más la potencia de su bateo. Es un designated hitter de primerísimo nivel con capacidad para golpear tanto con la izquierda como con la derecha, con la ventaja estratégica que eso aporta al equipo. Pero ha estado lesionado y su 2015 fue muy mediocre. Tiene 37 años y es difícil imaginarle volviendo al gran nivel de hace sólo un par de años. Sin embargo, Detroit necesita de sus grandes nombres, y pocos rivalizan con Martínez en ese aspecto, pues es un bateador de los que cambian partidos.

Pitcher estrella: Justin Verlander

Justin Verlander ganó el premio Cy Young, como mejor pitcher de la temporada en la AL en el año 2011 y, desde entonces, comenzó una cuesta abajo que es una de las claves que han llevado a los Tigers de finalistas en las World Series a no meterse si quiera en playoff. La gran extensión de contrato que firmó antes de la campaña 2014, de 162 millones de dólares por seis años, hizo que el equipo no pudiese retener a Max Scherzer y, por eso, el nivel del grupo se ha resentido. Eso es entendible. El problema es que Verlander no ha rendido al nivel de un pitcher estrella en los últimos tiempos y, por salario, ha de liderar al equipo. La esperanza para los fans de los Tigers es que la segunda parte del 2015 de Verlander fue para sentirse opimistas.

Comerica Park: Una joya en pleno downtown

En la situación de decadencia que vive Detroit desde hace décadas, es complicado ver algo bonito, y menos en el downtown, pero es una joya escondida. Está bien pensado, bien ejecutado y situado entre otros edificios emblemáticos como el Ford Field y el Fox Theater. A medida que te acercas, ves el exterior de ladrillo, las enormes torres de luz y las grandes esculturas de jugadores a la entrada. El juego se ve de forma casi perfecta desde cualquier punto, hasta tal punto que puedes bordear el contorno sin perderte un segundo de partido.

Los diestros se benefician

Este estadio no se parece en nada al que se estrenó en 2000. Ahora se trata de uno mucho más neutro para los bateadores aunque los diestros se ven más beneficiados por el espacio que hay en el centro-derecha y favorece los hits de bases extra que se puedan producir.

 

DESCARGA EL PDF DE LA PREVIA DE LOS DETROIT TIGERS.

0 Comentarios

Normas Mostrar