Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

OLIMPISMO | INFORME AMA

El COI investigará el presunto soborno de Tokio 2020

Pide las transcripciones a la AMA. Se apunta a que Tokio, en un proceso en el que estaba Madrid, habría dado entre 4 y 5 millones por el voto de Diack.

El COI investigará el presunto soborno de Tokio 2020
JUAN MABROMATA AFP

El Comité Olímpico Internacional (COI) ha solicitado a la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) las transcripciones de las conversaciones que figuran en el informe sobre corrupción en la Federación Internacional de Atletismo (IAAF). La trama urdida por el expresidente Lamine Diack pudo afectar al proceso de elección de los Juegos de 2020, en el que participó Madrid.

En una nota al pie de la página 34 se puede leer: “Transcripciones de varias conversaciones entre interlocutores turcos y Khalil Diack (hijo del expresidente y encargado de extorsionar a la atleta Asli Alptekin y tapar su positivo a cambio de dinero) hacen referencia al proceso de elección para los Juegos de 2020. Se constata que Turquía perdió el apoyo de Lamine Diack porque no pagó entre cuatro y cinco millones de dólares para patrocinar la Diamond League o a la IAAF. Los japoneses sí pagaron esa suma”.

Del poderío a los recortes

El COI no premió la austeridad en Buenos Aires. Ganó Tokio, con un fondo asegurado de 4.000 millones de euros en un banco (1.500 preveía Madrid). Pero a principios de 2015 anunció un recorte de 900 en su presupuesto. El grandioso estadio de Zaha Hadid no se hará y con el nuevo se ahorrarán 765 millones.

 “Hemos solicitado a la Comisión los documentos para comprender mejor el contexto en el que tuvieron lugar las conversaciones, así como para atender posibles reclamaciones”, expresó mediante un comunicado un portavoz olímpico, que recuerda que el director de la Comisión, Dick Pound, es miembro del COI y les aclaró que estaba “bastante seguro” de que el proceso no se vio afectado por un sistema organizado de corrupción.

Madrid empató en primera ronda con Estambul (26-26), perdió en el desempate (49-45) y Tokio arrasó luego (60-36).

Alejandro Blanco dirigió Madrid 2020. “El COI llegará hasta el final, sin duda, porque Thomas Bach tiene un compromiso con la transparencia —valora—. Pero yo, personalmente, no me puedo creer que Tokio pagara”.

El presidente del Comité Olímpico Español prefiere verlo en otra clave: “Hay federaciones internacionales que piden que se les ayude con otros campeonatos que organizan para dar visibilidad a sus deportes, pero eso no significa comprar votos. Otra cosa sería que Tokio ayudase a la IAAF a la promoción del atletismo. En cualquier caso, Madrid 2020 no pidió eventos de ese tipo. Fuimos con lo que teníamos. Sin más. Y el COI, en su Agenda 2020, ha aprobado recomendaciones como el control del gasto o el legado para la ciudad que estaban en nuestra candidatura. Salimos moralmente reforzados”.

El senegalés Diack todavía era en septiembre de 2013, cuando se produjo la elección en Buenos Aires, miembro del COI (ahora está suspendido) y, como jefe del deporte rey y por su ascendente con los países africanos, podía influir en un buen puñado de votos.

“Hemos luchado limpiamente de acuerdo a las normas. No tenemos conocimiento de ningún pago”, se defendió Tsunekazu Takeda, presidente del Comité Olímpico Japonés. Ugur Erdener, su homólogo turco, no cree que Estambul perdiera sólo por Diack, aunque reconoce que este “podría tener unas expectativas de patrocinio para el atletismo y pudo usar su voto a favor de una ciudad que comprendiera sus expectativas”. El sutil juego olímpico.