ATLETISMO | INFORME AMA

La RFEA admite que protegió a "sospechosos" de dopaje

En una nota, desvela que exige un test de sangre a los internacionales y que retira a los "sospechosos". No dice nada de si actuó con los pasaportes.

0
La RFEA admite que protegió a "sospechosos" de dopaje

La Federación Española de Atletismo (RFEA) emitió este viernes un comunicado para puntualizar la información de un medio sobre la segunda parte del informe de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) relativo a dopaje y corrupción en la Federación Internacional (IAAF). Y en él, desliza una frase preocupante y reveladora: “En más de una ocasión algún atleta ‘sospechoso’ no ha viajado a competir con el equipo nacional por decisión federativa”.

La RFEA desvela que desde 2011 exige a los atletas de fondo un análisis de sangre en días próximos al viaje. Y a la vista de esos resultados, limpia de las listas a algunos. Vienen a la mente casos como el de Josephine Onya, que tuvo que volverse sin correr del Europeo 2009 por “problemas gástricos” que escondían un positivo.

El ciclismo tiene regulado por la UCI y los equipos los controles de salud previos a las carreras para detectar niveles elevados de hematocrito o cortisona, pero un experto en temas antidopaje consultado considera “inaudito” que la RFEA establezca particularmente su filtro. De viajar, los “sospechosos” podrían haber sido cazados por instancias internacionales. Y sancionados, en su caso. 

No aclara la Federación de José María Odriozola si realizó luego un marcaje especial a esos sospechosos, ya que tenía la competencia para realizar los controles hasta que en julio de 2013 los asumió la Agencia Española (AEPSAD), a la que no llegaron denuncias al respecto. Relata en su escrito la RFEA que en 2012 realizó 570 controles fuera de competición y 300 entre enero y julio de 2013.

La RFEA tampoco explicita si inició algún expediente por pasaporte biológico entre los 161 ‘atípicos’ de 2012 de los que habla la AMA en su informe entre Rusia, Turquía, Ucrania, Kenia, Marruecos y España, y por los que la Agencia Mundial mostró preocupación a la IAAF en noviembre de ese año. Un número indeterminado de ellos podrían corresponder a atletas españoles. La IAAF excusó la tardanza en dificultades de las federaciones nacionales para manejarse con lo metodología del pasaporte y en "dificultades prácticas para llevar los controles fuera de competición en esos países". El pasaporte se construye con tomas de sangre fuera de competición. 

Desde la entrada en vigor del pasaporte, cuya fiabilidad cuestiona Odriozola, en España sólo se ha sancionado a Marta Domínguez (exculpada por la Española en primera instancia y sancionada por el TAS) y al maratoniano Miguel Ángel Gamonal. Nada se sabe de si se cursaron expedientes por los casos sospechosos de dopaje sanguíneo que desliza el informe. 

La AEPSAD recordó que cooperará con la AMA para investigar si hubo negligencia y no se incoaron esos expedientes en caso de que la IAAF los trasladara a la Española y para descubrir a qué atletas se referían.