Miami Dolphins 12 – Indianapolis Colts 18

Los Colts sobreviven a los Miami Dolphins y aún tienen opciones

Tannehill tuvo cuatro intentos en la yarda cinco de Indianapolis en el último minuto pero fue incapaz de completar un pase que habría dado la victoria a Miami.

0
Los Colts sobreviven a los Miami Dolphins y aún tienen opciones
Steve Mitchell USA Today Sports

Hay una finísima línea que mantiene vivos a los Indianapolis Colts. Casi imperceptible, pero posible. Necesitan que Denver se imponga a Cincinnati el lunes, ganar a los Titans en casa y que los Texans pierdan contra los Jaguars en Houston en la última jornada. Tres resultados perfectamente posibles y que salvarían la temporada de un equipo que sigue decepcionando cada domingo, pese a que se impusiera llorando a los siempre tristes Dolphins.

¿Qué tienen que ver los Broncos con esta historia? En caso de que Texans y Colts terminen empatados a victorias, el criterio de desempate que prevalecería al final sería el de la dureza del calendario, y para que este beneficie a los Texans, estos necesitan la victoria de los Bengals. Una vez más, la letra pequeña puede ser decisiva para decidir los playoffs de la NFL.

La realidad es que los Colts hicieron los deberes, pero de milagro. Los Dolphins tuvieron el balón a cinco yardas de su end zone a falta de 40 segundos para el final y Tannehill fue incapaz de encontrar un receptor que le diera la victoria a su equipo en un partido en el que ambos equipos lo intentaron con ahínco, pero también dejaron en evidencia sus limitaciones, su falta de carácter y su necesidad de un cambio radical.

Los Colts se adelantaron muy pronto gracias a un safety, que en la siguiente serie ofensiva redondearon con un touchdown, aunque Vinatieri fallara el extra point. 0-8 y los Dolphins casi ni habían salido a jugar. Aunque cuando lo hicieron se atravesaron el campo con facilidad para morir en la orilla. Tannehill fue interceptado por Vontae Davis en la end zone de los Colts. Sin embargo, los de Miami estaban jugando mejor y rectificaron el error con un touchdown de Lamar Miller en la siguiente serie, aunque tuvieran menos éxito en la conversión de dos puntos (6-8).

Los Colts veían como sus rivales se les acercaban en el marcador, y además perdían a Hasselbeck, su quarterback, que tenía que salir del campo lesionado. Sin embargo, Whitehurst se convirtió en un incentivo para su equipo con un pase de 11 yardas a Andre Johnson que fue el anticipo de un touchdown de Frank Gore con una carrera magnífica de 11 yardas (6-15).

A partir de ahí el partido se convirtió en un quiero y no puedo para los dos equipos. Los dos movían las cadenas con cierta facilidad en medio campo, pero se bloqueaban en cuanto se acercaban a la red zone contraria. Dos field goals de Miami, y uno de los Colts, dejaron el marcador (12-18) con cinco minutos por jugar, pero incluso ese había sido un premio excesivo visto lo visto en el campo. No es que se impusieran las defensas, es que todo era desangelado, aburrido. Como si a nadie le importara lo que estaba pasando y nadie se estuviera jugando nada.

Tannehill quiso reivindicarse en un último drive en el que se atravesó el campo de lado a lado, para terminar muriendo a cinco yardas del touchdown, con tres pases incompletos y un triste sack que mantiene vivos a los Colts un día más si ganan los Bengals, o una semana más si se imponen los Broncos el lunes.