TITANS 6 - TEXANS 34

Houston abusa de los Titans y da un paso de gigante

Los Texans pasan como un huracán por el hogar de Tennessee y se encuentran a un paso de lograr su clasificación para los playoffs de la NFL.

0
Houston abusa de los Titans y da un paso de gigante
ANDY LYONS AFP

Los Houston Texans se deshicieron cómodamente de los Titans en Tennessee (34-6) y se colocaron a solo un paso de ganar la División Sur de la Conferencia Americana y clasificarse para los playoffs. Los Texans lo conseguirían ganando en la última jornada en Houston a los Jacksonville Jaguars o esta misma semana, si se dan una serie de resultados que les permitirían estar por delante de los Indianapolis Colts –que salieron victoriosos hoy en su visita e Miami- en el criterio de desempate de dificultad de calendario, el cual sería el que decidiría la división si Houston pierde en la última jornada e Indianapolis gana.

Houston dominó el duelo en Tennessee de principio a fin, contra un equipo que es el más débil de toda la NFL en estos momentos. En el mismo primer avance del encuentro, los Titans perdieron el balón en ataque y éste fue recuperado por el safety visitante Quintin Demps, quien lo retornó 33 yardas hasta la zona de anotación local. Desde ese momento, Tennessee fue totalmente inoperativo en ataque, extrañando enormemente al quarterback de primer año, Marcus Mariota, lesionado de la rodilla. De hecho, los Titans no pudieron marcar hasta su último drive del partido, evitando quedar en cero por primera vez en la historia de la franquicia en un partido disputado en Tennessee.

Además de una espectacular defensa, liderada por el defensive end J.J. Watt, el ataque de los Texans también supo mover el balón, bajo la dirección de Brandon Weeden, un quarterback que fue despedido por los Dallas Cowboys esta misma temporada y que parece haber encontrado su sitio en Houston, sustituyendo a los lesionados, Brian Hoyer y T.J. Yeldon. Weeden lanzó para 200 yardas y dos touchdowns, sumando otra anotación en una jugada personal. Su blanco favorito fue, por supuesto, el wide receiver, DeAndre Hopkins, quien atrapó siete balones para 1117 yardas y un touchdown.