CLEVELAND BROWNS | SAINT LOUIS RAMS

Baile de QBs en la NFL: Johnny Manziel entra, Nick Foles sale

Mike Pettine y Jeff Fisher han cedido a la presión y han movido pieza en el puesto esencial del juego a pesar de ir contra sus propios principios.

0
Baile de QBs en la NFL: Johnny Manziel entra, Nick Foles sale
Gregory Shamus AFP

Johnny Manziel será el titular de los Cleveland Browns hasta el final de la temporada. Case Keenum sustituirá a Nick Foles como QB en los Saint Louis Rams. Dos noticias, dos historias, que no son más que una anécdota en la temporada pero que explican el estado de estas dos franquicias y de sus cuerpos técnicos. En concreto, el estado de sus dos entrenadores jefes.

Mike Pettine se ha resistido cuanto ha podido a este momento. Tras el infierno en el que vivió el año pasado, con la gerencia y el propietario del equipo imponiendole a Manziel ya en el draft y mandando mensajes de móvil en pleno partido para decirle que lo sacara, quería estar muy lejos de ese al que apodan "Football". Además, el chico correspondió al cariño desinteresado (...) de los gerifaltes de los Browns con mucho alcohol, muchas chicas, muchas fiestas y una vida disoluta en plena temporada.

Un cromo, vamos. Así que Pettine pidió a Josh McCwon esta temporada, en la que perdió a Brian Hoyer, y aseguró que aguantaría con él todo el año. El problema es que las circunstancias, o sea, las derrotas, se han ido acumulando y ya no tiene ningún sentido su apuesta.

En el 2014 tuvo dudas entre Hoyer y Manziel y, al final, se equivocó. Pero ahora mismo la franquicia no se está jugando nada en la 2015. No tiene opciones de pelear por los playoffs, una de las pocas que lo puede decir en toda la NFL, así que hagan lo que hagan los siete partidos restantes son poco más que una audición para ver quien debe estar en el equipo el año que viene.

Y, en el caso que nos ocupa, si es necesario draftear a un QB a finales de abril del 2016. Pettine ha tenido que ceder en su idea inicial de mantenerse con McCown hasta concluir el año porque, la verdad, es el momento de evaluar a Manziel como el máximo objetivo de Cleveland.

Diferente es el caso de Jeff Fisher y Nick Foles. El hecho de mandarle al banquillo para poner a Case Keenum es el contrario, el de un entrenador desesperado por tratar de llegar a playoffs que ve que se hunde con su apuesta.

Porque lo de Foles en los Rams no se entiende sino es porque Fisher confió en él. La pasada offseason los Rams recibieron la llamada de los Eagles preguntándoles por Sam Bradford. No hay equipo en la NFL que acepte una llamada por su QB si no cree que el plan B merece la pena. Así que, segunda ronda del draft aparte, si no sólo escuchas la oferta sino que ejecutas y te quedas con Nick Foles es obvio que confías en él como para llevarte a los playoffs.

Y cuando en la jornada 10 te pones en manos de un visitador como Case Keenum, bueno, es obvio que la jugada ha salido mal. Peor que mal, ya que Foles recibió una extensión de contrato que le garantiza que el próximo curso vaya a cobrar más de seis millones de dólares, sea cortado o no.

Mal negocio para los Rams, que puede ser un pésimo negocio para Jeff Fisher. Esta defensa, este juego terrestre, incluso con armas como Austin o Cook en el juego aéreo, tiene potencial para hacer mucho ruido en postemporada, y el cambiar de caballo a mitad del río sólo indica que el caballo está muerto.