Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Euroliga
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Bundesliga
Ligue 1
Euroliga
B. Munich MUN

-

Zenit San Petersburgo ZEN

-

Asvel Villeurbanne AVI

-

Milan MIL

-

Liga Portuguesa
Liga Holandesa
Heerenveen Heerenveen HEE

-

Willem II Willem II WII

-

El ataque de los Lions está frenado por Lombardi y su OL

El ataque de los Lions está frenado por Lombardi y su OL

"El ataque de los Lions parece funcionar a las mil maravillas, y su defensa aún está en proceso de construcción". Si, lo reconozco, esta frase la dije en pretemporada después de haber visto como un ataque, con mucho talento, se movía bien en los pocos snaps que jugaban juntos los titulares. Despues de cuatro semanas de competición, todo esto se ha dado la vuelta.

La defensa era la gran preocupación de la franquicia por las salidas tan importantes que tuvieron en su DL en off-season. Sin embargo, esa defensa se ha reconstruido más o menos bien (veremos cómo funcionan sin Walker ahora) y, a pesar de no poder contar con Levy en el cuerpo de LBs, los Lions han conseguido tener una defensa que no cometa muchos errores, incluso ha jugado a un nivel más que aceptable en muchas fases.

Por el contrario, y ante la sorpresa mía y de sus propios aficionados, es el ataque el que no carbura.

Algo que Detroit tenía que mejorar era su línea ofensiva. El año pasado tuvieron muchos problemas en esta unidad y parecía que, después de los TCs, la cosa estaba mejorando...hasta que se han dado de bruces con la dura realidad.

El centro de la OLes un coladero de proporciones gigantescas. Travis Swanson está jugando horrible en la posición de center. El año pasado parecía que, con el paso de las jornadas, se estaba asentando y dando muestras de mejoría en su juego. La titularidad como center (el año pasado alternó el center con el RG) le ha venido grande.

Pero donde de verdad la línea hace aguas es en el lado derecho. Warford y Waddle permiten a los DLs que juegan por ahí campar a sus anchas por el pocket, presionando y forzando a dar malos pases a su QB, o dejando a la ofensiva sin posibilidades de juego terrestre (aunque en esto, Swanson también está aportando lo suyo). Un auténtico horror, sobretodo Waddle. Si pensábamos que Cornelius Lucas era un lastre en ese RT, Waddle lo iguala o incluso lo supera. Esto ha afectado a Warford que, aunque solo ha jugado dos partidos, ha sufrido de lo lindo.

La carrera era algo que todos teníamos claro que necesitaban estos Lions. Solo del pase no pueden vivir por muy buenos receptores que tengan. La llegada de Abdullah y las posibilidades tanto de Bell, como de Riddick (incluso la sorpresa de Zenner), prometían que así sería...pero es muy difícil correr detrás de esta línea. Promedian ¡¡47!! yardas por partido por tierra, siendo el peor equipo en toda la liga en este aspecto.

Imagen 1

En esta situación, (ver imagen 1), vemos como el lado derecho de la OL cae estrepitosamente ante el bull-rush de ambos DLs. Abdullah recibe el hand-off y ya tiene encima a los dos defensores, sin posibilidades de atacar el playside. Lo peor es que cuando quiere cortar hacia el otro lado, el camino también está cerrado. Aunque parece estar encerrado, el rookie es capaz de ganar alguna yarda gracias a su talento y velocidad.

Si los problemas por tierra son preocupantes, no lo es menos el trabajo del RG y el RT en pass-protection. Esto lo veremos mejor con un cámara cenital como las que usan los entrenadores para revisar el trabajo de sus QBs.  

Imagen 2

Esta imagen, ( ver imagen 2),  es de la semana pasada frente a los Broncos. En ella vemos la pésima técnica en el bloqueo por parte de Waddle. Tarda una eternidad en levantar sus manos, el kick slide (movimiento lateral de pies) es muy lento debido, en gran parte, a que mantiene un leverage altísimo, lo que permite al defensor ganar el edge con mucha facilidad. "Low man wins" (el hombre más bajo gana, acuérdense de esto siempre). La jugada acaba en sack.

El pasado lunes, Stafford no recibió ni un solo sack, pero la presión desde la DL fue constante. Matthew Stafford es un QB al que le cuesta leer según qué situaciones ofensivas, y su OC (Joe Lombardi) pretende de él un juego más corto, más controlado (sin tanta bomba profunda) y en el que el QB de los Lions se pierde. Demasiados combos de rutas en el que una rápida lectura de la defensa te da la clave para lanzar y al que Stafford no está respondiendo bien. Si a esto le sumas el mal trabajo dela OL, el resultado es el que hemos visto en este inicio de campaña.

Imagen 3

En esta imagen, (ver imagen 3), podemos ver un ejemplo. Denver propone una Cover-2 (dos safeties profundos y cinco hombres defendiendo las cinco zonas medias). Stafford recibe el balón y lee a los dos safeties, sabe que es Cover-2. Su siguiente lectura es el WR que sale desde el slot, y que parece que va a batir, con su ruta, al nickel defender. Stafford interpreta mal la defensa. Ese nickel defiende su zona hook (no va a seguir al receptor cuando salga de su zona asignada), el safety defiende la zona profunda, y es el CB quien caerá a la zona flat. El CB está, en todo momento, leyendo al QB (para ello juega en bail technique), y solo tiene que esperar a que el balón le caiga en las manos, ya que, además, el lanzamiento se queda corto (underthrow).

He sido muy crítico con Stafford en el pasado, pero en 2014 vi cosas que realmente me gustaron de él. Siempre me quejé de su juego "alegre" y pasional, incluso cuando alguna vez me levantaba del asiento con algún lanzamiento imposible hacia Calvin Johnson. Lombardi lo quiere atar muy cortito, y ya (casi) no le vemos rifar el balón en dobles y triples coberturas. Stafford está teniendo el mejor porcentaje de completados de su carrera (un 65%), pero este año tiene un promedio de 6'2 yardas por pase, uno de los más bajos desde que llegó a la liga. Es decir, está lanzando muchos más pases cortos y menos peligrosos. El resultado es un QB que no se siente a gusto y que no puede jugar a eso, básicamente, porque no sabe hacerlo.

Detroit está en el filo. Es cierto que tienen talento para revertir la situación, pero su calendario no es sencillo y en situaciones de máxima presión es cuando este equipo parece venirse abajo. La post-temporada queda muy lejos. Sin duda, el gran rival este año de los Packers por el título divisional se ha quedado a una distancia casi insalvable. Un golpe duro para una franquicia que parecía haber encontrado un camino.

0 Comentarios

Normas Mostrar