FINAL TEMPORADA REGULAR

La MLB se dirige hacia su fin de semana más alocado

En apenas unas horas se van a despejar todas las incógnitas que nos restan antes de empezar unos playoffs tan apasionantes como siempre.

La MLB se dirige hacia su fin de semana más alocado
Ralph Freso AFP

Apenas nos quedan menos de 36 horas para que finalice la temporada regular en la Major League Baseball y aunque pueda parecer increíble, tras 160 partidos todavía nos quedan muchos frentes por cerrar de cara a empezar a toda velocidad unos playoffs que se presentan tan apasionantes e imprevisibles como siempre.

La situación más tensa sigue centrándose en la Liga Americana, tanto de cara a la segunda wild card y el futuro rival de los New York Yankees como en el título de la División Oeste donde los Texas Rangers siguen mandando y continúan dependiendo de si mismos para alzarse con él ya que le sacan dos partidos de ventaja a los Astros con otros tantos encuentros por disputarse.

Si antes de la última serie de la temporada se le preguntaba a uno sobre las opciones de los Astros y con su pésimo récord como visitante, las 21 carreras que anotaron anoche en Arizona frente a los D´Backs les proporcionna un notable balón de oxígeno además de darle el 19º triunfo de Dallas Keuchel. El trabajo no está hecho pero una derrota en el primer partido hubiera creado una tensión casi inaguantable.

Pero quienes afrontan una situación límite son los Angels, que siguen a un partido de los Houston Astros con dos por jugarse. Si la cosa no fuese suficientemente difícil, los angelinos deben de ganar todo lo que queda mientras esperan agazapados su oportunidad porque ya que no dependen de ellos. Cada vez cobra más y más importancia aquel partido que Huston Street no fue capaz de cerrar ante los Astros con 3-0 a su favor y que supone la diferencia actual en la tabla.

Como dice Mike Trout: “No podemos perder más. Simple y llanamente. Hay que seguir luchando hasta el final… Intentar llegar a la postemporada”. Tanto él como Pujols están haciendo todo lo que está en su mano pero puede no ser suficiente.

Mike Trout está haciendo todo lo que está en su mano para llevar a sus Angels a los playoffs.

Si después de todo esto, no tuviésemos suficientes elementos dramáticos, a eso hay que añadir la influencia que puede tener el Huracán Joaquín que se está cebando en la Costa Este de Estados Unidos y que obligó a suspenderse varios partidos que determinan la ventaja en distintas eliminatorias como la de Mets y Dodgers. La idea es recuperar esos encuentros para hoy pero si la Madre Naturaleza se nos pone caprichosa…

El problema es que andamos muy justos de fechas, con el final de la temporada regular el día 4, un eventual partido de desempate entre Angels y Astros en Houston para el día 5 más luego la wild card de la Americana para el 6 y la de la Nacional para el 7. ¡Vamos, que ni con calzador!

Quien parece estar totalmente preparado para ese encuentro de wild card de la Nacional es Jake Arrieta. Sus 22 triunfos son la mejor marca de la MLB y su ERA de 0.41 desde el 1 de agosto es la más baja de la historia desde que las “carreras limpias” (earned runs) empezaron a contabilizarse en 1913. ¡Servidor espera ese partido contra los Pirates como agua de mayo!

Para finalizar, una simpática iniciativa destinada a recaudar fondos que permitieran que Steve Bartman, la denostada figura del aficionado que entró tristemente en la leyenda negra de los Cubs, asistiera a un partido de playoffs de su equipo. Bartman, que tuvo que abandonar Chicago por la insoportable presión, ha declinado la invitación y su portavoz se ha mostrado muy contento porque esos fondos (más de 2.500 dólares), serán destinados a la investigación del Alzheimer. ¡Noble gesto, sin duda!

Para saber más sobre la historia de Steve Bartman, no perderse el brillante artículo escrito por Ramiro Blasco AQUÍ.

Pues ya sólo nos queda abrocharnos los cinturones y disfrutar con lo poco que nos queda de campaña regular y las sorpresas que bien podrían sucederse a lo largo de las próximas horas. Los playoffs del béisbol ya están a la vuelta de la esquina…