Andrew Luck se estrella contra la defensa de los Buffalo Bills

BUFFALO BILLS 27 - INDIANAPOLIS COLTS 14

Andrew Luck se estrella contra la defensa de los Buffalo Bills

Andrew Luck se estrella contra la defensa de los Buffalo Bills

Tom Szczerbowski

AFP

Los Indianapolis Colts comienzan la temporada con una dura derrota ante el equipo de Rex Ryan, en el que Tyrod Taylor se presentó en sociedad de forma impecable.

Los Colts comienzan la temporada con una derrota ante el equipo de Rex Ryan, en el que Tyrod Taylor se presentó en sociedad con soltura.

 

La temporada 2015 de la NFL es la señalada como la del ascenso definitivo de Andrew Luck y los Indianapolis Colts a la cima de la liga. Señalados como favoritos a la Super Bowl, cualquier cosa que no sea pelear, de verdad y de tú a tú, por el título con los New England Patriots en la AFC será tomado como un fracaso. Pues bien, para empezar no son los Patriots sino unos de sus "pobres" rivales de división los que han mostrado la cruda realidad a los Colts: los Buffalo Bills.

Los Bills han ganado a los Colts por 27 a 14 en el primer partido de la temporada y, lo que es más importante, lo han hecho con una contundencia insospechada. La etapa de Rex Ryan como entrenador en Buffalo se ha iniciado con sus señas de identidad intactas: defensa, carrera, dureza, evitar errores y forzar los del rival. Una tras otra todas esas características se enlazaron para dejar un partido enorme para la afición del Ralph Wilson Stadium, entregada y emocionada como hacía tiempo que no se la veía.

Desde el principio la táctica fue clara por el lado de los Bills: presión extrema en el pocket sin tener que lanzar excesivos hombres en el blitz. La línea defensiva de Buffalo, a la que le fatlaba su multimillonario Marcell Dareus, se comió a la línea ofensiva de Indianapolis. Eso llevó a una destrucción del juego de carrera y, a raíz de ello, a la obligación de Luck de tener que pasar en exceso y en posiciones comprometidas. El resultado fue una serie de pases en la primera parte en la que la intercepción pareció el resultado más probable. La secundaria de los Bills dejó caer tres de ellas... pero no una cuarta.

A partir de entonces el libreto no se movió ni una coma. Tyrod Taylor ejerció de intermediario entre el balón y la pareja de corredores de Buffalo, LeSean McCoy y sobre todo Karlos Williams, y cuando la defensa de los Colts se fue cerrando el propio Taylor encontró a sus hombres en pases cortos y con huecos para correr él mismo. No es que el ataque de Buffalo brillase en exceso, pero sí lo suficiente como para mover las cadenas y anotar con cierta regularidad.

En la segunda parte, con los ajustes necesarios, los hombres de Chuck Pagano jugaron con fuego, pues no les quedaba otra, y así consiguieron un par de drives consistentes. Puro espejismo. Cuando todo tu ataque es pasar en largo puedes anotar, claro, y más si tu pasador es tan bueno como Luck, pero lo cierto es que tard eo temprano te topas con una jugada que puede caer de cualquier lado. Los Bills, cómodamente asentados en su juego de carrera para quemar el reloj, consiguieron una segunda interpceción y sellaron el partido.

Los Colts tienen motivos para la preocupación. Su incapacidad para correr sigue siendo la protagonista del ataque. Su debilidad defensiva no les va a dar ninguna victoria. Ninguno de los fichajes de este año, veteranos en su mayoría, sale reforzado del campo de los Bills. Y Andrew Luck sólo, con su miriada de receptores clónicos, sufre en partidos en los que todo se juega en el filo de la moneda de los pases largos.

En Buffalo, por supuesto, el sentimiento es el contrario. La defensa ha salido victoria, y con sobresaliente, del duelo contra uno de los ataques de campanillas de la liga. Su ataque no es estelar, pero mueve las cadenas. Y la pasión y fe de su afición está en un momento excelente. Ah, sí, y Tyrod Taylor ha dejado de ser un extraño para el aficionado casual de la NFL; el chico se ha presentado en sociedad con un rendimiento y un resultado más que notable.

0 Comentarios

Normas Mostrar