Competición
  • Clasificación Eurocopa

"Un oro en Roma sería la guinda a mi trayectoria"

Gemma Mengual

"Un oro en Roma sería la guinda a mi trayectoria"

"Un oro en Roma sería la guinda a mi trayectoria"

rodolfo molina

A punto de debutar en su sexto Mundial, la 'gran dama' del deporte español, la que atesora más medallas internacionales (43), aspira a sus 32 años a sumar siete más junto a sus compañeras. Y esta vez, poder bañarse en oro.

Ha pasado un año desde las medallas de plata olímpicas en Pekín. Ahora el reto es el Mundial. ¿Qué podemos esperar de la natación sincronizada española en Roma?

Iremos a ganar en todas las pruebas, está claro, pero lo primero es asegurar el podio. China ya demostró su potencial en los Juegos Olímpicos, nunca hay que infravalorar a Japón y Rusia sigue ahí arriba. Las Anastasias ya no compiten en dúo (sólo Svetleva), pero el nivel de Natalia Ischenko y compañía es extraordinario.

En los Europeos de Eindhoven 2008 superó por una décima a la rusa, actual campeona. Va a retar a Ischenko con una nueva coreografía (Yesterday, cantada por Ray Charles) y tras lograr seis dieces en los Nacionales de Valladolid. ¿Podrá con la rusa?

La música es muy potente y muy emotiva. Falta pulir pequeños detalles porque alcanzar la perfección es casi imposible, pero ese debe ser siempre el objetivo. Nos está saliendo mejor de lo que esperábamos.

"Mengual ha alcanzado la madurez en todos los sentidos", ha dicho la seleccionadora, Anna Tarrés. ¿Cree que es así y que lo veremos en Roma?

Tengo 32 años. Sólo por eso me siento, evidentemente, más madura que cuando empecé. Estoy en un momento de mi vida en el que me siento bastante realizada.

Su camino mundialista arrancó en Perth, en 1998, y puede finalizar en Roma. 13.325 kilómetros resumidos en once años y 13 medallas en este torneo: seis platas y siete bronces. Falta el oro.

La verdad es que una medalla de oro aquí sería la guinda a mi trayectoria. Ojalá fuera así, pero quiero ser humilde y no hacerme vanas ilusiones.

Sus últimos 13 años han transcurrido machacándose en las piscinas, especialmente en el CAR de Sant Cugat. Pareció que se despediría en Roma, pero piensa seguir...

No, no será mi último torneo. No puedo afrontar una competición con la presión de saber que ya no habrá más. Lo iré dejando de manera gradual. Aquí en Roma, por ejemplo, ya no nadaré la rutina técnica por equipos. Tengo que pasar a un segundo plano poco a poco, pero todavía me queda cuerda para seguir. Aún me planteo llegar a los Juegos de Londres 2012. Es un deseo.

¿Ya ha nacido su sucesora? ¿Es Ona Carbonell, la júnior que ha dado el gran salto en los últimos años?

Seguro que ya ha nacido alguien que será mejor que yo. Ona es una grandísima nadadora y, en principio, es la designada para hacer el 'solo' cuando yo lo deje. Pero quien tiene que decirlo es Anna Tarrés.