JUEGOS PARALÍMPICOS TOKIO 2020

Tres bronces hacen que España supere las 31 medallas de Río

Los metales de las nadadoras Sarai Gascón y Marta Fernández y el del atleta Héctor Cabrera dan 33 medallas a nuestro país, que supera la cifra de Río cuando quedan tres días de Juegos.

Tokio
0
La nadadora española Sarai Gascón compite durante la serie de los 200 metros estilos en clase SM9 durante los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.
MARKO DJURICA REUTERS

Tres bronces han hecho que España fulmine los registros de Río 2016. El objetivo inicial era dar caza a aquellas 31 medallas y se ha superado este jueves con 33, gracias a las medallas conseguidas por las nadadoras Sarai Gascón y Marta Fernández y por el atleta Héctor Cabrera. Un botín susceptible de seguir engordando dado que aún restan tres días de competición. Por ahora, los nuestros se han hecho con nueve oros, trece platas y once bronces. A pesar de esas cifras, España cae un puesto —al duodécimo— en el medallero general, que sigue liderado por China, a quien siguen Gran Bretaña y Rusia).

La piscina volvió a ser un seguro de vida. Sarai Gascón abrió la jornada colgándose el bronce en los 100 metros mariposa S9, la misma prueba en la se llevó dos platas en Londres 2012 y Río 2016. La de Terrassa terminó cuarta el primer parcial, pero remontó en un segundo largo impecable hasta detener el crono en 1'08"43. Sólo la húngara Zsofia Konkoly y la estadounidense Elisabeth Smith fueron más rápidas.

Sarai ha conseguido un 'doblete' con este bronce y la plata conseguida en los 100 metros libres en clase S9. "Esta era una prueba en la que me estaba costando competir a ritmos rápidos en los últimos años y que no había preparado. Tenía más opciones en los 100 libres, pero he llegado fuerte, me he visto delante y he querido lucharla hasta el final. Cuando he tocado la pared y he visto encenderse las luces no me lo creía", explicó.

Esta es su octava medalla paralímpica en cuatro Juegos. ¿El futuro? "Ahora quiero ir poco a poco y mirando año a año, que es lo que hice tras Río. Ya voy siendo de las más mayores, aunque mientras vea que puedo dar guerra voy a luchar. Además, quedan tres años, no cuatro", dijo refiriéndose a la próxima cita en París 2024.

Marta Fernández, triplete de medallas

Marta Fernández quiso sumarse a la fiesta y se hizo con el bronce en la final de los 50 metros libres S4. La burgalesa ha firmado el debut soñado, llevándose un metal de cada color: oro en los 50 metros braza SB3, plata en la prueba de 50 metros mariposa S5 y este bronce.

La nadadora terminó tercera con un tiempo de 40.85, sólo superada por la australiana Rachel Watson, que se llevó el oro con 39.36; y la italiana Arjola Trimi, plata con 40.32, una marca que le sirvió también para establecer un nuevo récord del mundo en la categoría S3. "Esta final era dura. Ganar tres medallas en los Juegos es una locura. Estoy feliz y pensando ya en descansar y en París", comentó.

La natación finalizó la jornada con la disputa del 4x100 estilos femenino, donde Teresa Perales echó el cierre a estos Juegos quedándose a las puertas de igualar las 28 medallas olímpicas de Michael Phelps. El relevo español formado por Nuria Marqués, Sarai Gascón, Isabel Hernández y la propia Perales finalizó en quinta posición, después de rozar las medallas durante buena parte de la prueba.

Cabrera, bronce en jabalina

La última medalla llevó el sello de Héctor Cabrera, que se hizo con el bronce en la final de lanzamiento de jabalina en categoría F12-13. El atleta, con una discapacidad visual, conseguía mejorar así el quinto puesto cosechado en los Juegos de Río 2016. Cabrera comenzó su concurso con un lanzamiento de 61.13, que no pudo mejorar en los siguientes cinco intentos. Sin embargo, eso le valió para colgarse el bronce, por detrás del británico Daniel Pembroke y del iraní Ali Pirouj.

Un logro que cobra especial relevancia con sus declaraciones posteriores. "Me duele a rabiar la rodilla, me está ardiendo", se sinceró el valenciano, que hace un año se hizo una triada. "Hemos puesto un vendaje extrafuerte, con dos tiras más y ha funcionado muy bien, estoy supercontento", añadió. Para más inri, el atleta no compitió con zapatillas de agua, pero que eso no fue "un problema" y que las condiciones fueron "perfectas". No hubo obstáculo que lo detuviera.