JUEGOS PARALÍMPICOS TOKIO 2020

Tokio, capital mundial de la esperanza y la superación

Los Juegos Paralímpicos, marcados por la pandemia, comienzan este martes. No habrá público en las gradas, pero sí 4.400 deportistas de 162 países. El equipo español lo componen 142.

Tokio
0
Los Agitos iluminan la noche de Tokio.
@Paralympics

La llama paralímpica iluminará el cielo de Tokio sólo dos semanas después de que su luz se extinguiera poniendo punto y final a los Juegos Olímpicos. Ahora es el turno de los Paralímpicos, que vivirán su ceremonia de inauguración este martes (La 1, 13:00, hora española) y se extenderán hasta el próximo domingo 5 de septiembre. Una cita marcada por la pandemia y los estrictos protocolos de seguridad, aunque el hecho en sí de su celebración servirá para lanzar un mensaje de esperanza.

Poco o nada tendrán que ver estos Juegos de Tokio con los celebrados en 1964. Entonces participaron 378 deportistas de 21 países —entre los que no estuvo España— en nueve disciplinas. Estados Unidos encabezó el medallero en un evento que apenas duró cinco días (del 8 al 12 de noviembre) y contó con unos 100.000 espectadores. Allí germinó la denominación 'paralímpico', aunque no sería hasta la década de los ochenta cuando se le diese carácter oficial.

Hoy, 56 años después, las diferencias son abrumadoras. Coronavirus mediante. La ciudad nipona continúa en estado de emergencia, por lo que se mantendrá la ausencia de público en las gradas. Eso sí, no faltarán los deportistas y sus grandes historias de superación. Alrededor de 4.400, procedentes de 162 países, competirán en 539 eventos de 22 disciplinas. El tiro vuelve a un programa en el que irrumpen por primera vez el bádminton y el taekwondo.

La ausencia más notable será la de Afganistán y sus dos deportistas, la taekwondista Zakia Khudadadi y el atleta Hossain Rasouli, que se vieron obligados a causar baja por la cancelación de los vuelos comerciales de su país. País representado con Abbas Karimi, quien competirá con el Equipo Paralímpico de Refugiados. También estará presente su bandera, portada por un representante de ACNUR, en la ceremonia de inauguración. Un guiño a Khudadadi y Rasouli y un llamamiento a la paz y la concordia para el mundo.

Además de Afganistán se han caído varios países de Oceanía, como Kiribati, Samoa, Vanuatu y Tonga, por la imposibilidad de cubrir los gastos del viaje como consecuencia de las restricciones y medidas antiCOVID. A ellos se unen los cuatro comités paralímpicos nacionales suspendidos por el IPC (Comoras, Seychelles, Sudán y Yibuti), otros cuatro sin deportistas (Andorra, Antigua y Barbuda, Liechtenstein y San Marino), cuatro por la determinación de su gobierno o por su falta de apoyo (Brunei, Corea del Norte, Turkmenistán y Timor Oriental), dos por otras razones (Myanmar y Trinidad y Tobago) y otros dos por decisión de sus deportistas (Macao y Surinam). Por contra, Bután, Granada, Maldivas, Paraguay y San Vicente y las Granadinas se estrenan en unos Juegos Paralímpicos en los Rusia volverá a competir usando 'RPC' como acrónimo, el correspondiente a 'Russian Paralympic Comittee', por la sanción correspondiente a un escándalo de dopaje.

A partir de mañana miércoles arrancan las competiciones, distribuidas en 21 sedes, y los focos buscarán a figuras como los nadadores Daniel Dias (24 medallas) y Jessica Long (23). Ambos persiguen el récord de la incombustible Teresa Perales. Nuestra sirena, de 45 años, ha cosechado 26 metales en cinco de estas grandes citas. Tokio será la sexta y mira a los 28 de Phelps por el rabillo del ojo, después de su lesión en el hombro en el mes de mayo. Más lejano parece el registro de la estadounidense Trischa Zorn, la mayor medallista de la historia paralímpica con 55 podios (41 oros, nueve platas y cinco bronces). Además, hay otras estrellas emergentes como la británica Jordanne Whiley (tenis en silla), la ecuatoriana Kiara Rodríguez (salto de longitud) o la italiana Ambra Sabatini (atletismo) muy a tener en cuenta.

Por su parte, el equipo español lo forman 142 deportistas (127 de ellos con discapacidad y otros 15 de apoyo), una cifra superior a la de Río. Los nuestros competirán en quince de las 22 disciplinas que componen el programa, siendo atletismo la de mayor representación. La pareja de abanderados está compuesta por la nadadora Michelle Alonso y el ciclista Ricardo Ten. Ambos toman el testigo del palista José Manuel Ruiz, que encabezó el desfile de 2016. El objetivo es igualar las 31 medallas de Río e intentar seguir escalando en el ranking histórico por países, donde actualmente nos situamos en el undécimo puesto con 208 oros, 221 platas y 222 bronces. Y es que como dice Miguel Carballeda, presidente del CPE: "Somos los paralímpicos españoles y eso no es cualquier cosa".