JUEGOS OLÍMPICOS | ATLETISMO

Estratosférico Adrián Ben

El gallego, que cumplía 23 años, sacó toda su furia en la recta final de 800 y acabó en quinta posición con 1:45.96. Ganó el keniano Korir.

Tokio
0
Estratosférico Adrián Ben
Patrick Smith Getty Images

Antes de ponerse en la calle 7, en el cajón de salida, Adrián Ben se agachó, se desató los cordones y volvió a enlazarse las cuerdas de su nuevo modelo de zapatillas. Era el día de su 23 cumpleaños, el 4 de agosto. No lo olvidará nunca, es quinto (1:45.96) de unos Juegos Olímpicos, en Tokio, donde llegaba en el mejor momento de su vida a una carrera táctica. Demasiado lenta para lo que esperaba el de Viveiro (Lugo), que acabó la recta definitiva como un rayo pero ya habían tomado demasiada ventaja los kenianos Korir (1:45.06 y oro), Rotich (1:45.23 y plata) y el polaco Dobek (1:45.39 y bronce). Fue un carrerón.

Orgulloso de su acento gallego, Adrián Ben se entrena en Madrid con el 'míster' Arturo Martín. Estaban preparados para cualquier escenario, pero tal vez el más inesperado era una carrera en la que se pasara a 53.76 los 400. El lucense iba atrás. Maniobró bien, y en los 500 metros ya había ganado posiciones. Lo que sucedía es que Korir y Rotich también comenzaron a desencadenar toda su furia. Ben remontó y remontó...

Y en la recta final trató de hacer su eslalon definitivo, como dos días antes. Ganó posiciones... "A falta de 100 metros empecé a darle caña, pero cuando quedaban 50 se me hincharon las piernas, y me pegué una piña en el 805. Como decía Ali: "El sufrimiento es pasajero y la gloria eterna". Quinto en sus primeros Juegos. El resultado es magnífico. Un diploma en un debut olímpico, en una final de 800 en la que nunca jamás había estado un hombre español.

"Me quedo un poco disconforme, porque se quedaron ahí las medallas. Creo que este inconformismo, siempre y cuando lo canalice disfrutando, me puede llevar a nuevos objetivos", decía Ben, que reconoce que deseaba "una final rápida": "Yo calenté para hacer 1:43, que creía que es lo que esperaba. Me sorprendió que los kenianos no salieran más fuerte".

Adrián Ben, al paso de la primera vuelta.

Sexto del mundo, quinto olímpico

Ben es el primero que pisa la final olímpica y rindió a un nivel elevadísimo, siendo competitivo. Une este diploma olímpico a un sexto mundial en Doha y tiene una marca de 1:44.18. Algo que a nivel de resultados internacionales ya le convierte en uno de los mejores especialistas nacionales de todos los tiempos. "No me considero eso. Creo que hubo gente con más calidad que yo como Kevin López y Reina que no llegaron hasta aquí, por eso le doy tantísimo valor".

Decía el francés Pierre Ambroise Bosse, campeón mundial en 2017, que en 800 no gana el mejor, sino el que mejor sabe gestionar la carrera ese día determinado. Ben la gestionó con determinación y arrojo. Aunque el escenario fuera inesperado. Por eso es quinto en unos Juegos, un lugar en el que nunca antes estuvo nadie. Lo ha hecho Adrián Ben, el día de su 23 cumpleaños... Un día feliz. Ben se regaló un carrerón. No lo olvidará nunca.