JUEGOS OLÍMPICOS | ATLETISMO

Ben sube a nivel experto de 800

Adrián Ben se clasificó con solvencia para las semifinales de 800 metros, con 1:45.30. El gallego, de 22 años, correrá de nuevo este domingo. Valladares y Ordóñez, eliminados.

Tokio
0
Ben sube a nivel experto de 800
Alberto Estévez EFE

“Si tuviera que elegir un personaje de Bola de Dragón sería Son Gohan de pequeño, el hijo de Goku, que parecía que era chiquito, pero luego…”, cuenta Adrián Ben, amante de los dibujos japoneses y flamante semifinalista olímpico de 800 (este domingo, a las 13:35). Avanzó solvente en eliminatorias (1:45.30, tercero). De Viveiro, de 22 años, el gallego ya no es un outsider como era en los Mundiales de Doha, en los que fue sexto...

Ahora es un ochocentista hecho y derecho, nivel experto, capaz de maniobrar en una eliminatoria con Nijel Amos, atleta de 1:41.73 o el francés Pierre Ambroise Bosse, campeón mundial en 2017. La carrera de Ben fue lanzada por Bosse, a tren medio (52.1 los 400). El gallego se pegó a la estela, segundo, y a falta de 120 metros pegó el cambio decisivo. Le adelantaron Amos y el keniano Saruni. Todo bajo control, incluso la embestida final del australiano Jeff Riseley.

Su entrenador Arturo Martín le dejó elegir la táctica. “El míster me dijo: ‘No sé lo que tienes pensado, si quieres tirar, tira. Sin miedo y si no colócate y no te pongas último, que aquí corren todos el 300 final’. Vi que a falta de 250 íbamos tres. ¿Qué pasas? Bien ¿Qué no? Le has echado coraje. Y pasé. Me quité la carbonilla”.

Ben correrá la segunda semifinal, pasan dos y los dos mejores tiempos. Y vuelve a citar al sabio Mister: “Me dijo: ‘Antes eras el tío que se coló en una final, ahora ya eres alguien que ya ha estado en una final’. Yo estaba muy nervioso por que le había dicho a mis padres: carreras mínimo dos (eliminatoria y semifinal) y máximo tres (incluye la final). No lo olviden, son mis primeros Juegos también”.

Ben es un ochocentista que entrena la distancia por arriba, desde el fondo: “Hemos hecho muchísimos kilómetros para llegar bien hasta aquí, para luego tener garantía de hacer cosas rápidas y estar aquí con el máximo de calidad posible". No siempre es lo normal, porque muchos corredores de las dos vueltas vienen de los 400, de la velocidad larga.

Ben también lleva su pueblo, Viveiro, por bandera. “Los nervios que tenía también eran mucho por eso. Mi familia está con camisetas, de celebración, en el ayuntamiento hay carteles rollo imperio Star Wars. El cariño que siento es muchísimo”, decía Adri. “En las semifinales más, a ver si puede ser mejor…”.

Valladares mira a París y Ordóñez, por una centésima

También corrió las eliminatorias de 800 su compañero de entrenamientos Pablo Sánchez-Valladares. El madrileño también debutaba en unos Juegos y quedó cuarto, fuera de la siguiente ronda por sólo un puesto. El tiempo que hizo era 1:46.06 y no entraba en la lotería de los tiempos. “A partir de ahora ya no me vale lo de decir que soy debutante, aquí siempre quieres más y tal vez tenía alguna opción. Espero que desde ahora vengan cosas bonitas. París 2024 está ahí”.

Saúl Ordóñez, el plusmarquista nacional de la distancia se quedó fuera de combate por sólo una centésima. “Me di muchos toques y al final eso lo acabas pagando, porque llegas con menos fuerza a los últimos 100 metros”, contaba el del Salentinos, en el Bierzo. Fue quinto con 1:45.98 y se pasó a la siguiente ronda con 1:45.97. Precisamente ese crono lo marcó Bosse, el campeón del mundo al que ganó Adrián Ben.