JUEGOS OLÍMPICOS | FÚTBOL

El hombre gol de Brasil

Richarlison se planta en las semifinales de los Juegos Olímpicos como máximo goleador de la competición con cinco tantos. El último brasileño en serlo fue Leandro Damiao.

0
El hombre gol de Brasil
MOLLY DARLINGTON REUTERS

Cinco son los goles que suma Richarlison en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. El atacante brasileño, que refleja muy bien el hambre de gol de su selección, se está desempeñando como delantero en el torneo. Pese a que la efectividad no ha ido siempre de la mano del de Espírito Santo, llega a las semifinales como el máximo artillero en Japón. Su objetivo, seguramente, además de conseguir el oro, sea acabar como el jugador con más goles entre todas las selecciones.

Incisivo y agresivo en sus ataques, Richarlison ha ido evolucionando en el aspecto anotador. Algo que ha ido ligado a jugar en muchas ocasiones centrado, aprovechando su zancada y capacidad para atacar los espacios. Físicamente es un futbolista fuerte, capaz de batirse con los defensas rivales y mantener la carrera. Además, en el cuerpeo también ha aprendido a imponerse cuando la portería rival tiene un camino por el que llegar a ella. Todo esto le ayuda para en el área ser un futbolista peligroso también, potente en el remate de cabeza y hábil para la anticipación.

Las ganas no faltan en el brasileño, que está siendo uno de los nombres propios en la competición de fútbol en los Juegos Olímpicos. Richarlison ha progresado en ataque para aspirar a torneos como este. Y aunque la cantidad de ocasiones muchas veces no concuerda con la calidad para finalizarlas, solamente por tener muchas acaba consiguiendo buenos números. La duda es si conseguirá llevarlos un paso más allá. De momento, en Tokio, sus goles sirven para acercar a Brasil a soñar por una nueva medalla dorada.

Leandro Damiao, el último goleador de Brasil en los Juegos

Brasil busca su tercera final en unos Juegos Olímpicos de manera consecutiva tras conseguir la plata en Londres 2012 y el oro en Río de Janeiro 2016. Con esta premisa y buscando un hecho que es muy difícil de conseguir, las cifras goleadoras de Richarlison y la posibilidad de acabar como máximo goleador del torneo transportan todo al último brasileño que quedó en lo alto de la tabla anotadora en unos Juegos Olimpicos: Leandro Damiao en Londres 2012.

El actual delantero de Kawasaki Frontale consiguió en Londres un total de seis goles para su selección, algo que ayudó a Brasil a obtener la plata tras caer en la final ante México por 1-2. El ex de Internacional de Porto Alegre sumó un total de dos goles en la fase de grupos (x1 vs Egipto; x1 vs Nueva Zelanda), y en la fase final vio portería hasta en cuatro ocasiones (x2 vs Honduras en cuartos de final y x2 vs Corea del Sur en semifinales).

Richarlison, por su parte, ha sumado los cinco goles en la fase de grupos (x3 vs Alemania; x2 vs Arabia Saudita). Sin perforar la red en la fase final, puede que su momento llegue a partir de las semifinales del campeonato. Algo que le llevaría seguramente a colocar su nombre en lo más alto. Es el momento de que muestre más hambre que nunca.