JUEGOS OLÍMPICOS | GIMNASIA

Pleno de Biles: opta a seis oros

La supergimnasta estadounidense debutó en las pruebas de clasificación en Ariake. No hizo ejercicios perfectos, pero suficiente para entrar en todas las finales.

Tokio
0
Pleno de Biles: opta a seis oros
Alberto Estévez EFE

“La gimnasia es uno de los deportes en los que ves algo que el resto de humanos no pueden hacer”. Esta frase es de un periodista experto en la disciplina. En el Ariake Gymnastics de Tokio se comprueba, con Simone Biles como máximo exponente. La estadounidense hizo su primera aparición olímpica en estos Juegos con el Team USA. Su objetivo era clasificarse para todas las finales posibles y, alguna con más problemas, lo consiguió. Optará sobre el papel a seis oros: equipos, all-around, suelo, salto, barra fija y asimétricas.

Biles, de 24 años y 1,45 de altura, es una mujer portentosa, con piernas autopropulsadas hasta el cielo. Ella hace lo que ninguna gimnasta puede y por tanto, llega más allá s cualquier humano. Otra dimensión más. Y por eso, aunque sus ejercicios de clasificación no fueron perfectos, sí que resultaron un espectáculo. Y sobrados, que le dan el pase a seis finales olímpicas y reavivan el sueño de cazar el número de oros de Latynina. Nueve ganó la soviética y cuatro lleva la de Columbus (Ohio). En el total general fue la mejor, con 57,731.

Comenzó Biles en suelo, su prueba estrella, y también el de más dificultad. Ahí es donde demuestra todo lo sobrehumano de ella. Vuela altísimo hasta donde no llega nadie. Y tras dos excepcionales diagonales, en la tercera, el despegue fue tal que en el aterrizaje perdió control. Se salió del tapiz. Su nota fue 14,133. Una de las más altas, pese a ese error. También la dificultad del ejercicio, 6,7, era inusitada. Fue segunda tras la italiana Vanessa Ferrari (14,166), una espectacular saltadora de Brescia.

Sin perfección, pero con espectáculo

Luego llegó otro de los que la lleva a otra dimensión, el salto. En el primero puso una dificultad de 6,0. Tomo riesgos y lo pagó otra vez en la recepción. Una penalización de -0,3 y 14,966. Pero brutal igualmente. En el segundo puso 5,8 de complicación. Y perfecto. 15,400. La media de ambos: 15,183. Altísima, fue la mejor de toda la noche por delante de su amiga Carey (15,166).

Si algo se escapa a la todopoderosa Biles son las asimétricas. Cumplió. 14,566. Un ejercicio bueno para que el equipo EE UU sumara y, de paso, colarse en la final in extremis. Parecía que su resultado no valdría, pero el overbooking de rusas o atletas ROC (sólo pueden pasar dos por país y había cuatro) le dio el pase. La mejor fue la belga Derwael (15,366). De los seis oros a los que aspira Biles este se presenta el más remoto, pero...

En barra fija marcó 14,066, sexta mejor marca sin la china Lu. La mejor fue otra china, Guan (14,933). Ahí Biles tendrá su opción de medalla, aunque el oro es complicado. El martes 27, Biles regresa al Ariake Gymnastics con su equipo. Las gimnastas hacen algo que no hace ningún humano, y Biles hace lo que ninguna gimnasta. Está en otra dimensión.

Resultados completos.