JUEGOS OLÍMPICOS

Las estrellas a descubrir en Tokio

Conoce a ocho nuevos valores que crecen en atletismo o natación o referentes en deportes que se estrenan en los Juegos o que resultan menos mediáticos.

0
Karsten Warholm.
ODD ANDERSEN

Karsten Warholm (Atletismo)

El vikingo atómico de los 400 metros vallas. Ha batido este año el récord mundial de la distancia (46.70), un tope que era intocable desde Barcelona 1992 cuando lo hizo Kevin Young 46.78. A sus 25 años ya es una estrella del atletismo y puede convertirse en una figura que trascienda su deporte en Tokio. Su show previo de salida, con gritos y golpes en el pecho, sus inicios de carrera desbocados y su ágil paso de valla aseguran espectáculo y… muy posiblemente, un nuevo récord mundial.

Leticia Bufoni (Skateboard)

Leticia Bufoni ya era una estrella antes de los Juegos de Tokio. Los que hayan jugado al videojuego Tony Hawk lo sabrán bien, porque es uno de los personajes elegibles para hacer trucos y saltos. A los 28 años, la brasileño debuta en la cita olímpica junto a su deporte, el skateboard. Lo hará en street. Ha dicho que le gusta la instalación de Ariake. Con 3 millones de seguidores en Instagram. Sus trucos pueden ser vitales para testar el experimento del skate olímpico.

Adam Ondra.

Adam Ondra (Escalada)

Totem de su deporte, uno de los nuevos en el calendario olímpico. El checo Adam Ondra, de 28 años saltó a la fama por abrir la vía Silence de nivel 9C, el grado de dificultad máximo. Hay hasta una película sobre ello y sobre este escalador que ha desarrollado su carrera siempre al margen de lo convencional. Ahora entra en la competición olímpica, como uno de los grandes atractivos. Es una especie de Tony Hawk o Kelly Slater de la escalada. Queda por ver que tal se adapta a lo estricto del deporte clásico. En Tokio debe combinar su mejor nivel de velocidad, bloques y dificultad para llegar al oro. En España es conocido por salir en La Resistencia.

Kalyee Mckeown (Natación)

Tiene tan solo 20 años pero ha irrumpido con una fuerza descomunal. Tanto, que llega con las mejores marcas mundiales del año en cuatro pruebas, los 100 y 200 espalda, los 200 y 400 estilos. La misma Katinka Hosszu tiembla en la prueba larga ante el estado de forma de la australiana, que perdió a su padre el año pasado. Además, participará en los relevos 4x100 estilos y podría repetir en el mixto. Su programa es amplio y aspira a medallas.

Kilment Kolesnikov.

Kliment Kolesnikov (natación)

El nadador ruso es ahora mismo la gran estrella de un país que no podrá competir con su bandera. El récordman júnior se ha hecho grande y esa madurez le llevará a competir con Dressel en los 50 y 100 libre y a ser el favorito en los 100 espalda. Su velocidad le llevará a liderar el equipo de relevos en los 4x100 libre, 4x100 estilos y 4x100 estilos mixtos. En total, nadará seis pruebas con opciones a medalla. Un cuerpo privilegiado.

Varvara Subbotina (Natación Artística)

Serán los primeros Juegos Olímpicos de la nueva diva rusa de sincro. Svetlana Romashina lo dejará después de Tokio y ella cogerá el relevo. Subbotina ya acumula cinco medallas mundiales y nadará la prueba de equipo, pero después se convertirá en la solista del mejor conjunto del mundo. A sus 20 años, ya ha firmado un acuerdo con Adidas y hay unanimidad en las direcciones técnicas en que estamos ante otro talento ruso que marcará una época.

Sydney Mclaughlin.

Sydney McLaughlin (Atletismo)

El 400 metros vallas es la prueba de moda. De Nueva Jersey, Sydney McLaughlin batió este mes de junio el récord mundial de la distancia: 51.93. Se lo arrebató a Dalilah Muhammad, su gran rival 52.20. Sydney tiene 21 años, fue una estrella universitaria y en Estados Unidos las grandes marcas se pelean para que la atleta vista su ropa y sus complementos. Ya aparece en revistas de moda y Tokio será su gran presentación al mundo.

Kang Chae Young (Tiro con arco)

Apodada ‘destroyer’, batió recientemente el récord del mundo femenino. El tiro con arco es un deporte nacional en Corea del Sur, y en estos Juegos han empezado como un tiro. Las tres tiradoras de su país han finalizado la preliminar femenina en las tres posiciones iniciales. Kang Chae Young, de 25 años, tiene un palmarés envidiable, con seis medallas mundiales, hasta tres oros. Ya en 2018 logró el récord mundial y acumula cinco años en la elite de este deporte.