BÁDMINTON

Carolina sufre otra lesión de rodilla y peligran los Juegos

La actual campeona olímpica tiene afectado "el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda". La rotura del de la derecha la tuvo siete meses parada.

Madrid
Carolina sufre otra lesión de rodilla y peligran los Juegos
HANDOUT AFP

Los Juegos de Tokio, que comienzan el 23 de julio, peligran para Carolina Marín. La actual campeona olímpica, tras un mal gesto en el entrenamiento de hoy en el CAR de Madrid, sintió fuertes molestias en su rodilla izquierda y dejó la práctica inmediatamente para acudir al hospital.

Según su equipo, los doctores "han podido comprobar que tiene afectado el ligamento cruzado anterior", por lo que la lesión queda "pendiente de evolución", tras los posteriores exámenes que determinarán el alcance exacto. Anders Thomsen, la mano derecha de su entrenador Fernando Rivas, la llevó dolorida a la clínica CEMTRO, donde fue operada de su otra rodilla en 2019 por los doctores Pedro Guillén y Tomás Fernández Jaén. Los médicos quieren ver cómo evoluciona la articulación en los dos próximos días. No se habla de una intervención, pero tampoco se descarta. Eso, a 57 días de que arranque el torneo de bádminton. 

La triple campeona mundial, de 27 años, sufrió una rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha en enero de 2019, en la final del Masters de Indonesia, y estuvo apartada de la competición durante más de siete meses. En septiembre de 2019 retornó, dando una vuelta de tuerca a sus entrenamientos con la motivación de ser la mejor de la historia, y este año acumulaba cuatro títulos en cinco torneos disputados, lo que le hacía favorita para revalidar el oro en Japón. El fallecimiento de su padre el verano pasado supuso un duro golpe, pero con el aplazamiento de los Juegos por la pandemia había tomado aire y recuperado la motivación empujada por Fernando Rivas, su técnico desde niña. 

Tras conquistar su quinto Europeo a principios de mes y con la certeza de que sería cabeza de serie en Tokio, Carolina decidió no competir más para centrarse en los entrenamientos. Se vacunó la semana pasada y el día 15 de junio iba a iniciar "con alegría y energía" una concentración en altura en Sierra Nevada previa al viaje a Tokio, donde un segundo oro la convertiría en la mejor de siempre. Ahora, todo queda en el aire.