NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

SEVILLA

El Sevilla y Lopetegui, en un impasse

No es cierto que el club no pudiera haber afrontado una despedida consensuada y con honores, pese a las trabas económicas. Julen, exige tiempo para poner en marcha la maquinaria.

Actualizado a
Toni Rodríguez/Diario As.
TONI RODRIGUEZDiarioAS

El Sevilla y Julen Lopetegui parchearon su continuidad antes de la pretemporada, aunque el guipuzcoano tuviera contrato hasta 2024 y una clasificación para la Champions League recién horneada, la tercera consecutiva. Y terminaron encaminados hacia un callejón sin salida. Peor aún, se encuentran en un impasse, que refleja un bloqueo o una falta de solución, sin una secuencia duradera de buenos resultados.

El empate en Copenhague enrareció el ambiente en el vuelo de vuelta por cansancio acumulado, paso atrás frente a otro adversario mediocre y reproducción de dudas, como en la previa de Cornellá. El Villarreal es nueva meta volante, quizás definitiva, en el destino del técnico.

Divergencias. Los modelos para afrontar el futuro en común no congeniaron en la reunión que mantuvieron Monchi y Lopetegui a inicios de junio. Julen reclamaba un cambio radical en el plantel, pero se topó con las trabas de 60 millones de pérdidas acumuladas en los dos últimos años. El sacrificio de Diego Carlos y Koundé estaba cantado. El gasto sería controlado.

No habría revolución con carencias imposibles de ocultar: delanteros poco fiables, escasas energías en la medular y manifestación de veteranos sin impulso para las siguientes reválidas. Lopetegui, sin ofertas interesantes de otros clubes, claudicó. No es cierto que el Sevilla no pudiera haber afrontado su finiquito, tras una despedida con honores.

Asumió lo que había y se encontró con numerosos tropiezos y una destitución redactada. La potería a cero por primera vez esta temporada o la consolidación de los jóvenes José Ángel y Kike Salas, que ya estaban desde inicios de la preparación estival, requieren de nuevas esperanzas para comprobar la verdadera reacción del equipo. Ya no hay vuelta atrás. El club y el entrenador están atascados. El triunfo ante el Espanyol fue un voleón a ningún lado. Los jugadores están implicados, pero no dan para más con Julen, que exige tiempo para poner en marcha la maquinaria, pero el calendario sigue tensando la cuerda.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?