NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

BOURNEMOUTH 1-REAL SOCIEDAD 2

La Real vence y convence en Bournemouth

Segunda victoria txuri-urdin en pretemporada, 1-2 en el Vitality Stadium con goles de Merino y Zubeldia, en un amistoso que dominó de principio a fin

Actualizado a
BOURNEMOUTH, ENGLAND - JULY 30: Mikel Merino of Sociedad celebrates scoring their first goal during the Pre-Season Friendly match between AFC Bournemouth and Real Sociedad at Vitality Stadium on July 30, 2022 in Bournemouth, England. (Photo by Christopher Lee/Getty Images)
BOURNEMOUTH, ENGLAND - JULY 30: Mikel Merino of Sociedad celebrates scoring their first goal during the Pre-Season Friendly match between AFC Bournemouth and Real Sociedad at Vitality Stadium on July 30, 2022 in Bournemouth, England. (Photo by Christopher Lee/Getty Images)Christopher LeeGetty

Paso de gigante de la Real Sociedad en su preparación. Venció y convenció en su visita al equipo inglés del Bournemouth, ascendido hace poco a la Premier League, con goles de Merino y Zubeldia al comienzo de cada parte. A la espera de la aportación goleadora de los recién llegados, siguen aportando los de siempre en esta pretemporada. El tanto del conjunto británico en la recta final debe ser considerado meramente anecdótico. La Real cuajó una actuación solvente, dominó el partido de principio a fin, siendo protagonista con el balón y dando igual quien estuviera sobre el terreno de juego. Todos los futbolistas interpretaron a la perfección lo que buscaba Imanol en esta nueva prueba del verano. La Real fue muy superior al Bournemouth en todo momento, y eso hay que valorarlo, más si se tiene en cuenta que por precaución no jugaron el amistoso ni David Silva, ni Alexander Isak, sin duda dos de las piezas más importantes de esta Real.

Imanol Alguacil volvió a insistir en el Vitality Stadium en el esquema 4-4-2 con el centro de campo en rombo y dos atacantes en punta con libertad de movimiento. Es el sistema con el que terminó la temporada pasada y el que parece que le gusta más, en ausencia de Mikel Oyarzabal por su grave lesion. Apostó contra el Bournemouth por juntar a Zubimendi e Illarramendi con Merino y Brais Méndez, dejando la responsabilidad del gol a Carlos Fernández y Mohamed Ali Cho. Sigue probando el técnico oriotarra diferentes variantes en contextos distintos, porque los rivales a los que se enfrenta plantean dificultades que nada tienen que ver unas con otras. Las pretemporadas están para este tipo de cosas, e Imanol lo está aprovechando. Esta vez quiso ver en acción juntos arriba la movilidad y el dinamismo del sevillano con la potencia y la velocidad del francés. No se encontraron en exceso, pero cuando lo hicieron generaron bastante peligro, especialmente en un balón que cogió de espaldas Ali Cho, y se giró con pericia y potencia para lanzar en velocidad a Carlos Fernández.

Dominó la Real los primeros 45 minutos, al menos tuvo mucho más la pelota que el conjunto inglés, algo que tampoco era de extrañar viendo los elementos con los que contaba en la medular. Pero le faltaba profundidad en su juego. En parte porque este sistema te permite tener más control del juego, pero a cambio hipotecas algo de presencia en área rival. Eso sí, cuando tus jugones son capaces de romper líneas de pases con su asociación, la ventaja que dejas a tus atacantes es muy peligrosa, y si Carlos Fernández es capaz de aprovecharla, pasa lo que ocurrió a los nueve minutos del arranque del partido. El sevillano se inventó una jugada personal que remató llegando desde la segunda línea Mikel Merino. Porque esa es otra exigencia de este sistema, los centrocampistas tienen que tener llegada a posiciones de remate de forma obligatoria.

Así se puso por delante la Real, que solo pasó apuros en ese primer periodo por las imprecisiones lógicas de querer sacar el balón desde atrás jugado en todo momento. Eso género dos opciones de gol claras para el Bournemouth que Alex Remiro fue capaz de solventar con dos manos salvadoras. Zubimendi pudo ampliar diferencias, pero su remate en el segundo palo fue demasiado suave, e Imanol decidió romper la sociedad Carlos-Momo al quitar al francés a cinco minutos del descanso. Salió Robert Navarro para seguir haciendo méritos para entrar en los planes de su entrenador en la primera jornada de Cádiz. Turrientes también sustituyó a Illarra, que estaba cuajando una buena actuación, pareciéndose mucho al Illarramendi de antes de su calvario con las lesiones.

RESUMEN

AFC Bournemouth: Travers, Smith (Stacey, min. 74), Hill, Mepham, Kelly, Zemura, Lerma, Cook (Billing, min. 57), Anthony (Moore, min. 57), Christie (Stanislas, min. 74) y Solanke.

Real Sociedad: A. Remiro, Gorosabel (Sola, min. 64), Zubeldia (Aritz, min. 64), Le Normand (Pacheco, min. 64), Rico, Zubimendi (Guevara, min. 46), Illarra (Turrientes, min. 40; Olasagasti, min. 64), Merino (Take, min. 64), Cho (Navarro, min. 40; Barrenetxea, min. 64), Brais Méndez (Martín, min. 64) y Carlos Fdez (Karrikaburu, min. 64).

Goles: 0-1: Merino, min. 9; 0-2: Zubeldia, min. 56; 1-2: Stanislas, min. 81

Árbitro: Michael Salisbury. Ha amonestado al local Smith.

Tras el descanso, el guion siguió por los mismos derroteros, con la Real siendo dueña y señora del partido. Lo era del marcador, también del juego. La pelota era suya, y con el paso de los minutos el dominio se fue acentuando, hasta convertirse casi en un monólogo. Debutó en esta pretemporada Ander Guevara, ocupando el hueco en el centro de campo de Zubimendi, y el vitoriano demostró buenas credenciales, como queriendo decir a Imanol que se quiere quedar en esta Real, porque tiene sitio. El equipo realista dio un paso adelante en la presión y ahogó al Bournemouth, que solo perseguía sombras, con Merino y Brais cada vez más conectados. El gallego protagonizó el segundo gol de la Real, sacando de forma magistral una falta lateral. Su centro con la zurda entre el portero y la defensa, un caramelo envenenado para cualquier zaga, lo cazó Zubeldia en el segundo palo. El marcador ya reflejaba lo que se estaba viendo sobre el terreno de juego. La Real era muy superior a su rival inglés. Y ni el carrusel de cambios de la última media hora modificó ese escenario. Es más, se podría decir que lo acentuó un poco más. Porque Kubo entró en acción y protagonizó algunas de las jugadas más brillantes de ese tramo final, como la jugada en diagonal desde la derecha y que después de una pared acabó con un remate desde dentro del área grande. El japonés volvió a rozar el gol. Aunque un balón que perdió en línea de tres cuartos (quizá pudo ser objeto de falta) propició la contra del 1-2 definitivo, obra de Stalinas, que para nada hace justicia a los méritos de unos y otros. Pero la Real pudo irse con un resultado mejor, porque el regreso de Barrenetxea se notó por la izquierda. El donostiarra volvió mucho tiempo después, y también estuvo a punto de marcar, en dos buena acciones en las que definió hacia dentro con su pierna derecha. La Real sigue con su puesta a punto, y por lo que se ve sobre el césped va por buen camino.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?