NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

CHAMPIONS (C) | REAL MADRID - NÁPOLES

En marcha el ‘efecto Mazzarri’

El Nápoles recuperó la victoria y la sonrisa mientras el técnico busca recuperar el juego de Spalletti. Se hizo viral un beso de Kvara al técnico y Osimhen reapareció en las redes…

Actualizado a
En marcha el ‘efecto Mazzarri’
ALBERTO LINGRIAREUTERS

Walter Mazzarri ha sido capaz de devolverle la ilusión al Nápoles en menos de dos semanas. El técnico había dejado un recuerdo extraordinario entre 2009 y 2013, cuando se hizo cargo del equipo en apuros sustituyendo a Donadoni y lo llevó a la Europa League, a la Champions (donde eliminó al City y disputó unos espectaculares octavos de final con el Chelsea que sería campeón en 2012) y a levantar la Coppa de Italia de 2012 contra la Juve, primer título napolitano después de Maradona.

La relación del club con Rudi García nunca había despegado, algo que había quedado claro desde sus primeras ruedas de prensa. El francés apenas mencionaba a Spalletti y llegó a afirmar que “no conocía” el pasado del equipo. Una actitud que no le gustó a los tifosi, enamorados del técnico del legendario tercer Scudetto, y que tampoco funcionó con el vestuario.

Ya en las primeras semanas de la temporada, jugadores como Osimhen, Kvaratskhelia y Politano hicieron gestos al entrenador durante unos cambios que, muchas veces, eran incomprensibles. Aurelio De Laurentiis empezó a dudar pronto de su decisión veraniega y si Conte le llega a dar el “sí, quiero”, ya habría cambiado de técnico en el parón de octubre.

El presidente decidió alargar la estancia del francés, con resultados nefastos. La derrota ante el Empoli, que llegó al Maradona como penúltimo de la Serie A, fue la última gota tras las tristes actuaciones contra Lazio, Fiorentina, Milan y Union Berlin. De Laurentiis, tras una reunión con Igor Tudor (que no le convenció por su carácter y sus ideas de juego), decidió entonces darle confianza a un viejo amigo.

Y vuelve Mazzarri

Mazzarri (62 años) venía de aventuras complicadas en Torino y Cagliari y, de repente y de manera inesperada, tomó las riendas del campeón de Italia. Se presentó prometiendo adaptarse a “la mejor plantilla de su carrera” y “al extraordinario fútbol de Spalletti que le encantó a toda Italia”, utilizando el 4-3-3 en lugar del 3-5-2 que siempre había sido su sello.

Otra cara

Una manera muy distinta de presentarse respecto a su antecesor, que tuvo efectos enseguida. Ante el Atalanta, en un campo complicadísimo, el Nápoles ganó por primera vez en este curso contra un rival directo, disputando una primera parte espectacular y una segunda de sufrimiento, pero muy ordenada.

Los sureños recuperaron agresividad, unidad e ilusión y ganaron un partido fundamental. Sus líderes dieron señales muy claras: se hizo viral un beso de Kvaratskhelia a su nuevo entrenador y Osimhen, que regresaba tras un mes y medio de lesión, volvió a publicar fotos del Nápoles en su Instagram por primera vez desde el lío del Tik-Tok en septiembre.

El calendario es complicadísimo, pero le ofrece a Mazzarri una enorme oportunidad. Después de la cita del Bernabéu, el Nápoles recibirá al Inter, líder de la Serie A. Con una victoria, se colocaría a cinco puntos de los nerazzurri, justo la mitad respecto a dos jornadas antes y, después, visitará a la Juve, segunda de la tabla. Walter no tiene ni un día que perder.

Sigue el canal de Diario AS en WhatsApp, donde encontrarás todas las claves deportivas del día.

Normas