NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

MÁLAGA

Las finales más épicas del Málaga para quedarse en Segunda

El Málaga tiene cuatro jornadas para evitar el cuarto descenso a la tercera categoría en cualquiera de sus denominaciones desde 1943. Está cuatro puntos por encima del descenso.

Actualizado a
El Málaga se conjura para lo que le espera.
Paco RodríguezDIARIO AS

El Málaga Club de Fútbol se juega la vida en cuatro jornadas dramáticas donde no puede descuidarse donde sus rivales le aprietan. A continuación repasaremos algunos momentos desde 1943 donde los malagueños sufrieron en sus carnes el fantasma del descenso al tercer escalón del fútbol español.

El Club Deportivo Málaga, desaparecido en 1992, descendió tres veces a la tercera categoría del fútbol español. Durante este tiempo los blanquiazules eran un club que alternaba ascensos y descensos desde Primera a Segunda y viceversa. Nada menos que once. En la división de plata mantenía cierta estabilidad mientras preparaba su regreso a la categoría superior.

Su primer descenso llegó en la temporada 1942-43. Era un Segunda División extraña formada por tres grupos de ocho equipos. Una serie de complicados arrastres le llevó al descenso. Le costó tres años ascender. Era un Málaga donde jugaba Juan Arza, que sería traspasado al Sevilla por 300.000 pesetas (hoy serían unos 1.800 euros).

Pero como decíamos, hubo dos años críticos. El primero al que hacemos referencia fue en la temporada 1958-59. Era un campeonato con 16 equipos en el Grupo II de Segunda División. Los dos últimos descendían mientras que los situados en los puestos 13 y 14 jugaban una promoción de permanencia contra equipos de Tercera División (en aquellos año no había Segunda B ni Primera RFEF).

Aquella fue una temporada complicada donde el Málaga tuvo cuatro entrenadores, a saber, Carlos Iturraspe, Antonio Iznata 'Chales'. José Valera y Eduardo Rubio. El Málaga estuvo casi siempre en el pozo, pero una leve reacción le hizo llegar con esperanzas de salvación a la última jornada. Para eso necesitaba ganar en Almendralejo al Extremadura y que el Badajoz no lo hiciera en Jaén.

La primera premisa se cumplió porque e Málaga ganó al equipo extremeño por 1-3. Eso le garantizaba la salvación pendiente de los acontecimientos del estadio de La Victoria. Pero a los 86’ Vitaller dio la victoria a los pacenses. A través de la radio y el famoso marcador simultáneo los malagueños conocieron su descenso.

El año anterior ya tuvieron un amago de disgusto. Estas cosas suelen pasar. Cuando un equipo acaba bajando es porque no ha sabido reaccionar tras avisos anteriores. En 1957-58 el Málaga se jugó la permanencia en un cara o cruz contra el Castellón. Derrota en la ida (1-0) y triunfo en La Rosaleda por 5-0 con tres goles de Madariaga y otros dos de Bernardi y Carrillo.

El Málaga regresó a Segunda a la primera en un ejercicio donde coincidió con el Atlético Malagueño, que dejó de ser filial para evitar su arrastre a la categoría inferior. Después recuperaría su filialidad. Subió a Primera en 1962 y se convirtió en equipo ascensor hasta que llegó el terrible año 1992.

Año terrible

El próximo 1 de julio se van a cumplir 30 años de un golpe que todavía escuece a todo buen aficionado malaguista. Tras perder el ascenso a Primera en una dramática tanda de penaltis contra el Cádiz, el club afronto la campaña plagado de promesas. Problemas institucionales, deudas con Hacienda y Seguridad Social, impagos a los futbolistas que protagonizaron largos y dramáticos encierros en la misma Rosaleda para reclamar el cobro del dinero de sus familias.

Antonio Hidalgo, héroe de una permanencia, celebra su gol al Tenerife para el ascenso a Primera de 2007-08.
Ampliar
Antonio Hidalgo, héroe de una permanencia, celebra su gol al Tenerife para el ascenso a Primera de 2007-08.Mariano Pozo

Una Liga plagada de dudas y nervios donde hubo tres entrenadores: Abdallah Ben Barek, José Luis Monreal y Antonio Montero, ‘Nene’. Tres entrenadores. Un clásico cuando las cosas apuntan a catástrofe.

En la jornada 36 el Málaga visitaba Vallecas. El Rayo se jugaba el ascenso con jugadores de tronío como Wilfred, Cota, Ricardo Gallego, García Cortés, Cota y Pedro Riesco. El Málaga hizo un partido muy bravo y a falta de dos minutos Mario Husillos tuvo una enorme ocasión de gol. Pero su disparo cruzado salió lamiendo el palo izquierdo de Wilfred. José Toboso, que era el presidente, se llevó las manos a la cara. Quizá si ese gol hubiera entrado las cosas serían distintas.

Por desgracia no lo fueron. Y a pesar de que tenía opciones el equipo de dejó ir. Sus derrotas ante el Compostela (0-1) y Celta (3-0) certificaron su descenso a Segunda B. Después llegó la desaparición. Pero eso es otro capítulo.

Vecindario y Cádiz

Este gol de Hicham al Deportivo en julio de 2020 salvó al Málaga del descenso.
Ampliar
Este gol de Hicham al Deportivo en julio de 2020 salvó al Málaga del descenso.Mariano PozoDiario As

El Málaga Club de Fútbol empezó la temporada 2006-07 de mala manera. Fernando Sanz había dado el paso de jugador a presidente y el equipo, ahogado por una deuda descomunal (más de 27’5 millones de euros) se acogió a la Ley Concursal. Marcos Alonso fue cesado en la jornada 10 y el club fichó a Juan Ramón Muñiz tras pagar al Marbella un traspaso de 30.000 euros.

La situación era de taquicardia en la jornada 37. El Málaga, que estaba solo un punto por encima del descenso recibía al Vecindario que era colista, pero que llegó al descanso con un terrible 0-2 que metía a los malacitanos en el hoyo. Dos goles de Iván Rosado y otro de Antonio Hidalgo dieron la vuelta al partido.

En la jornada 41 un empate salvador contra el Cádiz por un gol de Antonio Hidalgo en el 86’ más una afortunada concatenación de resultados aseguro la permanencia con una jornada de antelación.

Época moderna

Tras el bochornoso descenso a Segunda en 2017-18 el Málaga fue culminando un imparable declive fomentado por la incapacidad de su presidente y propietario, Abdullah Al Thani. Aquí las finales llegaban más a medio y largo plazo. En la temporada 2019-20 destacamos un 0-2 en Riazor frente al Deportivo en la jornada 12 que detuvo el hundimiento del equipo o el 1-0 a la Ponferradina en la jornada 23, día del estreno de Sergio Pellicer como entrenador, con gol de Antoñín.

La gran final fue el 6-7-2020, en plena pandemia, contra el Deportivo. Hicham marcó uno de los goles más importantes de la historia reciente del club. Ese gol valió mucho más que una permanencia que después fue ratificada con un 2-0 al Alcorcón con recordados goles de Juanpi Añor y Tete Morente. El Deportivo acabó descendiendo con 51 puntos y el Málaga se salvó con 53.

Del milagro al sufrimiento

Lo de no pasar ningún apuro ni que tengamos que hablar de finales por la salvación en la 2020-21 debe catalogarse de 'milagro' en un Málaga con el límite salarial más bajo de Segunda y con solo 18 fichas profesionales. La realidad actual es apurada. El equipo está solo cuatro puntos por encima del descenso y no se puede descuidar porque los de abajo aprietan.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?