NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

REAL MADRID

Bale sale por la gatera

El galés se cae del partido ante el Espanyol por unas molestias fuertes en la espalda de última hora. Al contrario que Modric, tendrá un final triste en el Madrid.

Actualizado a

Dentro de pocos días, una larga trayectoria en el Madrid, la de Bale (32 años), parecida a la de Modric en el tiempo, terminará de una manera muy distinta. El galés también acaba contrato este verano, pero él se irá de la entidad por la puerta de atrás. No se esperaba su titularidad ante el Espanyol a pesar de la necesidad de rotar antes del City, pero ni siquiera formará parte de la convocatoria ante los pericos. Unas fuertes molestias en la espalda le hacen quedarse fuera a última hora. Después de ese partido sólo tendría oportunidad de despedirse de la afición ante el Levante, el 12 de mayo, o contra el Betis en la penúltima jornada.

Bale llegó al Madrid en 2013 (el croata un año antes, en 2012). En su momento marcó un récord: ser el traspaso más caro de la historia, 101 millones de euros superando los 96 que se pagaron por Cristiano. Su representante, Jonathan Barnett, recibía a los clientes en su antigua oficina de Londres con un gran mural que lo recordaba. Ocupaba toda una pared.

Después de nueve temporadas (una de ellas, la pasada, cedido en el Tottenham), se puede decir que hay dos etapas muy diferenciadas de Bale en el Madrid. La primera, exitosa, en la que era un Top-5 mundial, y una segunda en la que, ya en clara deriva, prioriza más su selección al Real Madrid. Esta temporada, por ejemplo, casi ha jugado más con Gales (232 minutos), con la que tiene entre ceja y ceja jugar el Mundial de Qatar como colofón a su carrera, que con el Madrid (290 minutos).

En total, Bale ha jugado 258 partidos con el Madrid y ha marcado 106 goles. Algunos de ellos muy importantes, como el que sirvió para ganar una Copa en 2014 tras una formidable carrera con Bartra. En la final de Lisboa (2014) fue quien adelantó al Madrid en el descuento. Y en la de 2016, también ante el Atlético, es él quien da la asistencia a Ramos para que marque. Luego, el galés materializa su penalti en la tanda, visiblemente lesionado. Pero su gran momento llegaría después, en 2018, en la final de la Champions de Kiev ante el Liverpool: un doblete, uno de los tantos portentoso, de chilena en escorzo.

El Real Madrid renovó a Bale por última vez en 2016. Terminaba contrato en 2019 y le amplió tres años más, hasta 2022, pasando a ser el segundo mejor pagado de la plantilla (aún estaba Cristiano). Ahora cobra 15 millones de euros netos por temporada. Entonces, Bale estaba en plena forma y, más allá de las lesiones, que siempre fueron su talón de Aquiles, había marcado 17 y 19 goles respectivamente en las dos campañas anteriores a dicha renovación. Luego, tras la final de Kiev y ya sin Cristiano, cuando más se le necesitaba, desapareció: sólo 20 goles de blanco en tres temporadas sin el portugués. Ahora Bale es pasado aun siendo presente, y busca un equipo puente que le permita llegar en forma a Qatar.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?