Las Palmas

Fuenlabrada, rampa de lanzamiento

Las Palmas necesita aumentar sus prestaciones fuera de casa para estabilizarse en la zona alta. Solo ganó dos partidos, por 0-1, ante Real B y Tenerife.

0
Fuenlabrada, rampa de lanzamiento
AMAIA ZABALO DIARIO AS

Anda la UD batiéndose el cobre por volver al lugar que, por objetivos iniciales marcados, nunca debió salir. Ahora mismo anida, con 35 puntos, a dos de los playoff, frontera que marcan los 37 del Girona. No le ha ido mal en este inicio de año, sacándole cuatro puntos a dos de los equipos de la atalaya de la liga, Tenerife (0-1) y Almería (1-1), pero sigue teniendo, pese al mencionado triunfo en el Heliodoro Rodríguez López, un importante debe cuando le toca salir de Gran Canaria.

Ocurre que, de los 11 partidos que ha jugado Las Palmas fuera de casa en el presente curso liguero, apenas ganó dos de ellos. Lo hizo, además, por el mismo resultado: 0-1. Primero fue Jesé Rodríguez quien desnivelara la balanza durante la visita amarilla a la Real Sociedad B, mientras que Kirian hizo el gol que le sirvió a los suyos para traerse los tres puntos de la isla vecina.

Esas dos victorias conseguidas hasta la fecha allende Gran Canaria se antojan incompatibles, por escasas, en la incesante lucha por el ascenso. Así, cualquiera de los seis primeros clasificados ha ganado más partidos que Las Palmas lejos de su estadio. Si el Almería lo ha hecho seis veces y el Tenerife cinco, Valladolid, Eibar, Ponferradina y Girona han salido cuatro veces victoriosos cuando han comparecido como visitantes.

Este sábado, ante el caótico Fuenlabrada, en puestos de descenso y que apenas ha ganado dos de los 12 partidos jugados en su estadio, la UD tiene la oportunidad de sumar una tercera victoria fuera de casa que, tras el parón del reciente fin de semana, le sirva como rampa de lanzamiento. Allí se impuso el curso pasado 1-2 con sendos goles de Pejiño, que no podrá jugar el sábado a causa de su reciente operación de pubis. Sí estará Rober, que vuelve cedido a Las Palmas hasta el 30 de junio.