ESPANYOL

Ángel Gómez: "Perdí un cargo, pero recuperé parte de mi vida"

Gómez explica en el programa PQV su etapa como director deportivo del Espanyol: "Era el punto débil", comenta años después.

0
Ángel Gómez: "Perdí un cargo, pero recuperé parte de mi vida"

Le tocó lidiar con el primer Espanyol de Chen Yansheng cuando se hizo con la presidencia del club en enero de 2016. Ángel Gómez, por aquel entonces secretario técnico y después director deportivo tras la dimisión de Óscar Perarnau, arrimó al hombro para obtener la salvación con Constantin Galca en el banquillo y después tejió la plantilla de la temporada 2016-17 junto a Quique Sánchez Flores y Ramon Robert.

"Era el punto débil de la institución. Yo vengo de los campos de tierra", comentó en el programa Perico Que Vola, donde dejó claro que aquel ambiente con el entrenador y el por aquel entonces director general no era el mejor. En noviembre fue despedido. "Creo que ser director deportivo es lo más difícil. El entrenador puede encerrarse con los jugadores, pero yo estaba en medio de todo: la prensa, las redes, el equipo, el presidente, la directiva… Esa etapa me decepcionó. No disfruté de mi cargo ni del club. Tuve la sensación de que perdió un cargo, pero recuperé parte de mi vida", manifestó.

Sobre aquella temporada, Gómez explicó algún aspecto novedoso, otros conocidos, como que Paco Jémez era su opción favorita para el banquillo ("si encuentra su proyecto, demostrará su nivel") o de que muchos de los fichajes fueron ordenados por Quique: "Cuando un entrenador quiere un jugador, normalmente, se ficha. Si lo quiere solo el director deportivo y no el entrenador, no". Ejemplos como el de Álvaro Vázquez o Juan Manuel Jurado.

Cuando Yerry Mina pudo ser del Espanyol antes que del Barça

Algunos fichajes se frustraron en la etapa de Gómez en el club perico, que arrancó en 2011 con Ramon Planes como secretario técnico. Uno de ellos fue Yerry Mina, central colombiano que acabó en el Barcelona: "Estaba un partido Huracán-Santa Fe, que era la semifinal de la copa sudamericana. Estaba con un agente y me presentó al presidente de Santa Fe. Le dije que me gustaba Mina, hablamos un poco de todo. Pero había otras opiniones, como es normal. Con el tiempo lo fichó el Barcelona. Creo que era una buena oportunidad deportiva y de negocio", argumentó.

Desde todo aquello, Gómez, que ha trabajado en un breve periodo en Chipre, solo ha ido una vez a Sant Adrià y apenas dos o tres al estadio. Mientras espera nuevos proyectos, creó una empresa de asesoría deportiva en su localidad.