CAN 2021

La Copa de los líos

El cambio de calendario, los brotes del COVID, los fallos en la organización, problemas con las retransmisiones, el Mali-Túnez... un sinsentido en la CAN 2021.

0
La Copa de los líos
CHARLY TRIBALLEAU AFP

La Copa de África 2021 se había planificado para ser el mejor torneo de selecciones de la CAF de la historia y está muy lejos de llegar a ese objetivo. De hecho está en el lado opuesto. La constelación de estrellas reunidas en Camerún eran la mejor publicidad de la Confederación Africana de Fútbol para atraer seguidores y lanzar el mensaje de que una CAN puede ser tan atractiva como una Eurocopa y una Copa América, sin embargo, cada día de competición aparece un nuevo escándalo y la imagen que da es de ser un torneo muy mal organizado que roza el amateurismo.

El calendario

El primer problema que se interpuso en la CAN 2021 fue el cambio del calendario. Camerún debía ser el anfitrión del torneo en 2019 pero por retrasos en las obras, la CAF llevó el torneo a Egipto. Camerún tuvo dos años para terminar unos estadios de primera que están vacíos en cada partido, pero ese no fue el principal problema organizativo. Por culpa del calor que hace en la región, la CAN 2021 se adelantó a enero, lo que la alejaba también del Mundial de Qatar en diciembre. Eso provocó el enfado de las grandes ligas que ha visto como muchas de sus estrellas, sobre todol en la Premier, han abandonado la competición para jugar con su país. Demasiados enemigos antes de empezar el torneo.

La retransmisión

Ninguna cadena de televisión española compró los derechos de la CAN 2021, pero la CAF anunció que emitiría sus partidos en abierto a través de su canal de Youtube. En plena retransmisión del Camerún-Burkina Faso la emisión de detuvo porque una cadena de Sudáfrica que tenía los derechos denunció a la CAF por quebrantar la ley de Copyright. La CAF hizo oídos sordos y al día siguiente volvió a emitir en directo el Marruecos-Ghana, pero a la media hora de juego se volvió a quedar sin señal por el mismo problemas. La organización no tiene los derechos para emitir su propio torneo.

La COVID

El torneo se inició en plena nueva ola de la COVID, asociada al auge de la variante ómicron. Y, como consecuencia, casitodas las selecciones anunciaron casos entre sus miembros pocos días antes de empezar el torneo. En algunas equipos los protocolos fallaron de manera escandalosa, como en el caso de Gambia, que informó de 16 contagiados en su equipo. Marruecos tuvo que debutar sin delantero centro porque los tres hombres que ocupan esa demarcación tenían coronavirus. Malawi, por ejemplo, jugó su primer partido con solo cuatro jugadores en el banquillo, dos de ellos porteros.

El escándalo arbitral

Pero el verdadero ridículo se vivió el miércoles en el Túnez-Mali cuando el árbitro William Sikazwe, de Zambia, adelantó varios minutos el final del partido. En el minuto 85' se llevó el silbato a la boca y decretó el final para sorpresa de todos y con 1-0 a favor de los malienses. Ante el estupor del banquillo tunecino, el colegiado se dio cuenta de que algo fallaba y reanudó el choque sin demasiada convicción. Sólo cuatro minutos después, en el 89', pitó definitivamente, también antes de la hora reglamentaria. La CAF obligó a jugar los últimos minutos, pero a la reanudación sólo se presentó Mali, y no Túnez, indignada con la falta de exactitud en el reloj del colegiado. Un disparate.