ALCOYANO - REAL MADRID

Ceballos, 167 días después

El utrerano tiene buenas opciones de disputar sus primeros minutos de la temporada tras su lesión en los Juegos. Ancelotti le elogia y anticipa que contará con él.

Madrid
0
Ceballos, en un entrenamiento del Real Madrid.

El Real Madrid visita Alcoy un año después, tras el disgusto copero del año pasado, con la intención de cerrar el pase a octavos de la Copa del Rey con los menores problemas posibles. Viene de la eliminación del curso pasado, también en El Collao (2-1), y Ancelotti ya ha avisado de que no se toma la Copa a broma y de que dispondrá un once de garantías.

"Quiero se claro: esto es un partido donde quiero dar minutos solo a un jugador, Lunin. Por el resto, voy a meter el mejor equipo posible. No es un partido para dar minutos a los que ha jugado menos. El equipo va a ser el mejor posible", explicó Carletto en la sala de prensa. Así las cosas, es poco probable que salga de titular el único jugador de campo de la plantilla que aún no ha debutado esta temporada: Dani Ceballos.

El utrerano puede volver a jugar tras 167 días, los que han transcurrido desde que le lesionaron, ante Egipto, en el primer partido de la fase de grupos de los Juegos de Tokio, el 22 de julio de 2021. Forzó para poder jugar las eliminatorias, lo que agravó un esguince en el tobillo izquierdo; al ser examinado en Madrid, se diagnosticó la rotura completa de dos ligamentos, una lesión delicada que ha requerido de una recuperación extensa.

Ya estuvo en el banquillo ante Cádiz y Getafe, pero la Copa es un terreno apropiado para volver a verle jugando con el Madrid (no lo hace desde el 28 de abril de 2019), sobre todo si el guion del partido es amable para el equipo blanco. Ancelotti transmitió esperanzas al utrerano en la rueda de Prensa: “Me gusta como jugador, su personalidad, su carácter en el césped... Lo está haciendo bien. En la segunda parte de la temporada va a ser importante para nosotros porque tiene calidad para estar en la plantilla del Madrid”.

Ancelotti, Ceballos y el futuro en el aire

Ceballos llegó al pasado verano con una idea en mente: quedarse en el Real Madrid o irse traspasado. Tras dos cursos de cesión en el Arsenal, con sensaciones agridulces, pero en las que logró evolucionar (jugó casi 5.000 minutos a lo largo de 77 partidos), se convenció de que quería un destino definitivo.

Pero la lesión de los Juegos truncó ese propósito de buscar un nuevo destino, al tratarse de una lesión que, como se ha visto, le ha impedido disputar la primera mitad de la temporada. Ahora vuelve al ruedo y, a juzgar por las palabras de Ancelotti, tiene buenas opciones de participar. Isco cuenta muy poco, Camavinga comete aún pecados de juventud que irritan a Carletto y Valverde no logra encontrar la continuidad física. Ceballos tiene por delante seis meses para demostrar, ya sea para seguir de blanco o para buscar destino. Todo puede empezar para él en Alcoy.