MARADONA CUP | BARCELONA-BOCA

El último servicio de Dani Alves, 38 años, empieza en Riad

El brasileño es el gran reclamo de la Maradona Cup (18:00 horas). "Ha llegado el reto más importante de mi carrera deportiva”, dijo antes del partido ante Boca Juniors en Riad.

0
El último servicio de Dani Alves, 38 años, empieza en Riad
RODOLFO MOLINA DIARIO AS

Cinco años y medio después de dejar súbitamente el Barça en una revancha contra Bartomeu y su gente, y con 38 años, Daniel Alves se volverá a poner este martes la camiseta azulgrana. Lo hará en un partido homenaje, pero él no se retira. El Alves que inicia hoy su segunda etapa en el FC Barcelona (18:00 horas, Mrsool Park Stadium de Riad), en la Maradona Cup ante Boca Júniors, no puede jugar partidos oficiales hasta el 1 de enero, pero lleva tres semanas entrenándose con el equipo. Habrá que medir hasta qué punto este Alves del final está todavía en condiciones de competir. Para Xavi, que ha tardado demasiado poco en cansarse de Sergiño Dest, puede resultar de ayuda. La defensa de la banda derecha es uno de los grandes agujeros que se ha encontrado en sus primeros días en el banquillo. Claro que si Alves sufría ya atrás en sus buenos tiempos... "Estoy hasta nervioso por tanto tiempo sin poder jugar. Ha llegado el momento el reto más importante de mi carrera, pero los retos están para conseguirlos y voy a defender este escudo ye esta camiseta", dijo el brasileño en una rueda de prensa caótica a la llegada del Barça a Arabia.

Cualquier partido es bueno para que Xavi gane tiempo, así que el técnico decidió que viajasen todos sus jugadores disponibles, más allá de acuerdos firmados por el club para cobrar. No lo hizo Abde, por problemas burocráticos.

"Intentaremos gestionar los minutos de los jugadores. No nos va bien el viaje, pero son circunstancias del club. Es normal que la gente esté decepcionada, pero nos tenemos que rehacer. Es un buen test para los que juegan menos, y también para Dani Alves", explicó el técnico del Barça, que se llevará tres millones de euros por el amistoso. El Boca, que recibirá 1,5, rival de la Maradona Cup, también aterrizó ayer después de quince horas de vuelo. El partido no tiene mucho valor deportivo. Pero sí simbólico. Aunque no jugó muchos años en Boca (dos etapas) ni en el Barça, su huella, y sus jugadas fueron imborrables. Algunas, como el gol de vaselina al Estrella Roja o el de la Copa de la Liga después de sentar a Juan José en la línea de gol del Santiago Bernabéu, no se han repetido porque, como el futbolista, el mito, fueron únicas.