OPORTO-ATLÉTICO

1x1 del Atlético: Oblak sostuvo hasta matar en la segunda mitad

El equipo rojiblanco cumplió el objetivo de estar en octavos. Griezmann, Correa y De Paul, goleadores. Gran actuación de Oblak y de los centrales de emergencia.

0

Oblak: Paradón a Luis Díaz para evitar que el Oporto se adelantase en la primera mitad en un disparo cruzado cuyo despeje estuvo muy rápido Llorente para repelerlo. En la segunda tuvo que volver a aparecer con un pie evitando el disparo cruzado de Taremi. Muy seguro atajando todo balón colgado al área y cada disparo lejano. Una pena esa penalti en el último segundo, ya que merecía irse con la puerta a cero.

Vrsaljko: Titular como central derecho en la línea de tres ante las múltiples bajas del equipo en la zaga. Caía al perfil derecho para cubrir las subidas de Llorente y hay que valorar muy positivamente su actuación. Aunque como es normal se notó que no está acostumbrado a jugar en ese puesto, sufriendo en los balones aéreos y sin perfilarse bien en alguna ocasión ante Luis Díaz, sacó con nota uno de sus primeros partidos oficiales en ese puesto. Sus lágrimas muestran el esfuerzo del croata.

Kondogbia: También le tocó ejercer como central de emergencia. El Oporto se fue yendo para arriba y la zaga del Atlético sufría ante las llegadas en tromba de los jugadores del equipo portugués desde segunda línea. Corte providencial de último hombre cuando Taremi ya se marchaba mano a mano. Fuerte en el juego aéreo e inteligente en la salida, al igual que a Vrsaljko hay que felicitarle por solventar el “marrón”.

Hermoso: El único zaguero acostumbrado a jugar en ese puesto. El perfil izquierdo en la línea de tres, tenía a Kondogbia y Vrsaljko como compañeros, intentando abrirse para que Carrasco subiese líneas y buscar algún envío interior para romper líneas. Cuando sale de sitio en ocasiones va pasado, le cuesta medir la entrada teniendo que hacer falta o cediendo saques de banda.

Llorente: Carrilero derecho, pero con clara vocación ofensiva. Sin descuidar sus labores defensivas, se sumó en ataque doblando por el costado y pisando área, donde el pie de Costa evitó su gol después de una jugada individual de Carrasco y el primer remate de Lemar. Muy fuerte en los duelos por banda con Luis Diaz, el jugador más peligroso del Oporto. Es lo que le toca en estos momentos de la temporada, estar poco aprovechado en esa posición, pero intentando ayudar al equipo en todo.

Carrasco: Carrilero izquierdo con mucha ida y vuelta para ayudar a Hermoso atrás. le puede el pronto y no fue inteligente a la hora de bracear con Otávio, que le había quitado el balón de un manotazo, acción que le costó la roja. Ese pronto pierde al belga. En la primera mitad volvió loca a la defensa en una jugada en la que se marchó de tres y la puso perfecta para Lemar, que se topó con el pie de Costa.

Koke: Sobrepasado en la primera mitad junto a De Paul en el doble pivote. Los jugadores del Oporto eran más en número, en intensidad, en capacidad de robo y en salida de balón. El Atlético se fue metiendo atrás por supervivencia, cediendo todo el control el equipo portugués desde el minuto 20 y llegando siempre tarde a intentar recuperar. El equipo tiene un problema enorme en esa zona del campo, donde el descenso de nivel del capitán ha conllevado una inferioridad habitual en el medio. En la segunda mitad creció, fue apareciendo más, tapando agujeros, ayudando al perfil izquierdo y achicando aguas. Despliegue físico encomiable.

De Paul: Al igual que Koke, el argentino se veía desbordado en la primera parte. Llegaba tarde a la presión, siempre había un rival solo en las cercanías, cuando recibía había algún rival apretando que no le dejaba ni pensar ni sacar el balón jugado… una pesadilla de inicio. Pero, en los minutos finales es un comodín por su físico extraordinario. No le importa bajar al barro, tener que bregar, el juego de guerrillas y fue creciendo en el partido hasta tener el premio del gol que remató su gran final de encuentro, tuvo fe a un pase de Correa, presionó, robó, cedió a Griezmann y ya lo hizo él marcando el rechace.

Lemar: Situado en el perfil derecho, inició el partido activo y con la clara idea de hacer daño recibiendo y buscando entrar por dentro, dejando el carril para que le doblase Llorente. Tuvo el gol tras un centro de Carrasco, pero tras ganar el primer palo se estrelló con el pie de Costa. A partir de esa ocasión, el Oporto fue creciendo en el partido y el Atlético empequeñeciéndose y sufriendo una barbaridad para adueñarse del esférico. Y cuando el partido se puso duro, a Lemar se le vio superado en intensidad, teniendo muchísimos problemas para ganar balones divididos.

Griezmann: Es determinante de cara a puerta, y eso vale un mundo. Aunque todavía le cuesta adueñarse del balón entrelíneas, se marchó con un gol y una asistencia y siendo clave como en los viejos tiempos. En la primera mitad fue desapareciendo en el partido tras unos primeros minutos interesantes y apenas pudo recibir y ser un conductor del juego del equipo como ocurría siempre antes de marcharse al Barcelona. En la segunda parte estaba mostrándose más activo, buscando la zona débil para entrar más en juego y a la salida de un córner estuvo listo para aprovechar la peinada en el segundo palo y hacer el tanto que rompió la igualada. Trabajo encomiable cuando le tocó ejercer de carrilero, volvió arriba para dar un respiro al equipo, estirar al equipo y poner el balón al hueco a Correa para el segundo tanto rojiblanco. Pudo marcharse con doblete, pero un despeje del zaguero acabó volviendo a De Paul para el tercero. Importantísimo en el triunfo y en el pase del Atlético, con cuatro de los siete goles del equipo en Champions.

Suárez: Desolado y entre lágrimas se marchó el uruguayo cuando sólo habían pasado 13 minutos de partido. El Atlético se quedó sin su delantero y máximo goleador para el partido fundamental en Champions y probablemente para lo que viene antes de acabar el año, con Real Madrid y Sevilla a la vuelta de la esquina. En sus pocos minutos sobre el césped intentó pivotar y tirar el desmarque para estirar al equipo.

Los cambios esta vez fueron de oro

Cunha: La lesión de Suárez le dio entrada precipitadamente a los 13 minutos. El Oporto se fue adueñando del balón y tuvo que jugar lejísimos del área, sin la opción de cazar ningún balón ante el imponente juego aéreo de Pepe. En la segunda mitad fueron abriéndose hueco y mostró su potencia en carrera arrancando, ganando a los dos centrales y picando el balón, pero Pepe lo sacó en la línea. Una jugada al más puro Diego Costa 2013-14. Fue creciendo en el partido, dando una salida al equipo como pivote arriba, estirando la salida, buscando al compañero mejor colocado y aportando un respiro fundamental. Sorprendió su cambio a los 82 minutos, ya que le estaba haciendo bien al equipo.

Correa: Su entrada fue para potenciar la banda derecha por delante de Llorente, ya que Lemar estaba sufriendo en intensidad. Y dio la tranquilidad marcando el segundo a la contra, poniendo temple, pausa y definiendo cruzado en el momento justo. Siempre infatigable, Simeone sabe que puede contar con su ‘10’ esté como esté el partido. también participó en el tercer tanto.

Lodi: Suplió a Cunha para reforzar el carril izquierdo que había dejado huérfano Carrasco con su expulsión y mandado a Griezmann a la punta de ataque. El brasileño se sumó por su banda, intentando dar aire fresco al equipo y que no se metiese tan atrás. buena aportación.