INGLATERRA

La resurrección de Van de Beek

En su primer partido en el banquillo de los diablos rojos, Carrick dio la titularidad al neerlandés por delante de Bruno Fernandes, pieza clave durante la era Solskjaer.

0

El cambio de entrenador en el Manchester United ha modificado la situación de algunos futbolistas de la primera plantilla: jugadores que antes no participaban, ahora ven una nueva oportunidad para ser protagonistas. A las primeras de cambio, Michael Carrick ha tomado varias decisiones que han llamado la atención de todos. Aunque su posición no está garantizada a corto o medio plazo (se espera que llegue un interino hasta final de temporada, si es que no llega un entrenador fijo antes), el papel del técnico ya se ha hecho notar. Sin ir más lejos, en su primer partido en el banquillo de los diablos rojos, dio la titularidad a Donny Van de Beek por delante de todo un Bruno Fernandes, pieza clave durante la era Solskjaer.

Ante el Villarreal y en la Champions League, el mediapunta neerlandés tuvo la oportunidad que llevaba tiempo esperando. Este curso sólo ha disputado 264 minutos entre todas las competiciones -apenas tres partidos de Premier League, ninguno como titular- y ha tenido un papel intrascendente en el equipo, más allá de que anotara el último gol de los de Old Trafford con Solskjaer en el banquillo (4-1 ante el Watford). Así explicó Carrick la decisión: "Me encanta Bruno, es un futbolista fantástico y una gran persona, pero tengo que elegir el once".

Sin embargo, y a pesar de la oportunidad que le dio Carrick, Van de Beek no pudo destacar en La Cerámica. El neerlandés pasó desapercibido, no tuvo acierto en sus acciones y acabó siendo sustituido, precisamente, por un Bruno Fernandes que cambió el rumbo del encuentro. Van de Beek y Martial, los dos que sorprendentemente habían entrado en la alineación -el francés incluso movió a Cristiano a la banda izquierda por momentos-, dejaron su sitio a Bruno y a Rashford y el Manchester United terminó ganando por 0-2. Mientras Van de Beek o Martial se encontraron con una poco habitual titularidad, uno que no disputó ningún minuto fue Jesse Lingard, cuyo futuro parece muy lejos de Old Trafford. El mediapunta acaba contrato en verano y no tiene ninguna intención de renovar con el Manchester United, incluso con el cambio de técnico. El West Ham, mientras, llama a su puerta.