VALENCIA

Yunus Musah, cuestión de confianza... Y de posición

Yunus regresa hoy a Valencia tras otra convocatoria con Estados Unidos en la que ha brillado en el centro del campo, donde apenas participa en el Valencia.

0
Yunus Musah, cuestión de confianza... Y de posición

Tim Weah, Crhistian Pulisic, Eric Davis...Y entre todos esos nombres, Yunus Musah. El estadounidense ha vuelto a brillar en una convocatoria con su selección en la que ha participado como titular en el triunfo y el empate de su país ante México (2-0) y Jamaica (1-1) respectivamente. Su buen nivel no es que le haya hecho brillar dentro de su equipo, sino que le ha valido ser seleccionado en el once ideal de la Concacaf en la jornada de clasificación para el Mundial.

¿Y como este Yunus puede ser el mismo al que tanto le está costando arrancar con el Valencia? Pues hay dos razones para ello. La primera es cuestión de confianza, cada vez que Yunus viaja al país del dolar a enfundarse la camiseta blanca siente plena confianza de Gregg Berhalter que en los cinco partidos internacionales disputados este curso le ha dado 348 minutos. Con el Valencia, en toda la temporada apenas ha jugado 20 minutos más, pese a que ha estado disponible en once encuentros.

La confianza es importante, si bien lo es más aun la posición en la que jugar. Yunus está convencido que donde puede ser un jugador importante en LaLiga es en el centro del campo, ubicación fija para él en Estados Unidos pero que en el Valencia apenas ha 'tocado' en uno o dos partidos. El valencianista cuando ha de jugar en banda no pone quejas, pero claro él nota que le cuesta todo mucho más, lo que va minando su confianza progresivamente.

Musah, que cuajó buenos minutos ante el Atlético de Madrid jugando precisamente en el centro del campo, cree que el cambio de sistema que ha hecho Bordalás (5-3-2), es una oportunidad enorme para él para jugar acompañado en la medular y poder desplegar todo su potencial. De momento, Estados Unidos ya se está aprovechando de su nivel, falta por ver si en el Valencia termina jugando donde verdaderamente él quiere.