BARCELONA

Sergio Alegre, el ‘espía’ de Xavi

El ayudante del técnico estuvo en Barcelona los meses de septiembre y octubre viendo los partidos del filial en el Johan Cruyff cuando Xavi aún era entrenador del Al Sadd.

0
Sergio Alegre, el ‘espía’ de Xavi
@SergioAlegre10

Que Xavi Hernández ha aterrizado en Barcelona con los deberes hechos es algo incontestable. Su llegada al club blaugrana no ha sido tan precipitada como algunos se pensaban: el entrenador egarense llevaba tiempo planificando y trabajando desde fuera, recabando información sobre la situación deportiva del club, con el fin de que llegado el momento pudiera actuar con celeridad y eficacia. Y uno de esos informadores fue su ayudante, Sergio Alegre.

Por motivos personales, el miembro del staff técnico de Xavi tuvo que quedarse en Barcelona los meses de septiembre y buena parte de octubre, por lo que aprovechando esta coyuntura, Alegre estuvo viendo ‘in situ’ todos los partidos que jugó el filial de Sergi Barjuan en el Johan Cruyff y sacando los primeros informes sobre el rendimiento y posibilidades de los chavales del fútbol base para incorporarlos al primer equipo.

El hecho de que este ‘espionaje’ se hiciera cuando Xavi todavía estaba al frente del Al Sadd, demuestra el nivel de preparación y conocimiento con el que el mítico jugador blaugrana ha aterrizado en el banquillo del FC Barcelona. La sensación que hay en el club es que el egarense ha llegado sin tener ningún cabo suelto y con las ideas muy claras.

De hecho, en su primera semana de trabajo ya ha ‘probado’ a un total de catorce chavales con el primer equipo, entre los que destacan el central Mika Mármol y el extremo Ilias Akhomach, dos de los jugadores que recibieron mejores evaluaciones por parte de Sergio Alegre.

Para Sergio, que comparte junto a Óscar Hernández el papel de ayudante de Xavi en el actual staff blaugrana, no es una novedad el trabajo de ‘scouting’: en su etapa en el Olot (2012/14) ya ejerció esa función. Además su paso por el fútbol base del Terrassa, donde estuvo cinco años, y por el Rubí, le sirvieron para tener una especial sensibilidad por el fútbol formativo.