INGLATERRA

La llamada que pudo cambiar el destino de Cavani

Riquelme aseguró que habló con el delantero uruguayo hace meses y le reclamó un traspaso a Boca, harto de la situación que estaba viviendo en el United.

0
La llamada que pudo cambiar el destino de Cavani
Mike Hewitt Getty Images

Edison Cavani estuvo a punto de salir del Manchester United el pasado mes de enero. Riquelme, director deportivo de Boca Juniors, aseguró que habló con el delantero uruguayo hace meses y le reclamó un traspaso, harto de la situación que estaba viviendo en el United. Finalmente, todo cambió tras esa llamada telefónica. El uruguayo fue titular en el siguiente partido y marcó gol. Las oportunidades vinieron una detrás de otra, lo que hizo olvidar las penas al exjugador del PSG.

“En enero, Cavani me llamó para decirme que quería venir porque estaba jugando poco allí”, dijo Riquelme a TNT Sports. “He estado hablando con él durante mucho tiempo y me llamó en enero para venir porque no estaba jugando allí. Recuerdo que hablamos un día y al día siguiente entró y marcó dos goles en los últimos minutos. Hizo una gran remontada. A partir de entonces empezó a marcar goles en todos los partidos y renovaron con él".

"Recuerdo que hablamos un día y al día siguiente entró y marcó dos goles en los últimos minutos"

Riquelme

Cavani, finalmente, firmó una renovación en Old Trafford para continuar una temporada más. Sin embargo, la llegada de Cristiano Ronaldo esta campaña ha alterado algo de nuevo sus planes. Hay mucha competencia en ese puesto de ataque. Mason Greenwood, Marcus Rashford, Paul Pogba, Jesse Lingard, Bruno Fernandes y Anthony Martial también quieren buscar su hueco en el once titular.

"Tiene a Cavani sentado en el banquillo despues de suplicarle que se quedara", admitió Neville hace unas semanas. La difícil situación del uruguayo ya es vox pópuli en Inglaterra. Es una de las bombas que tiene activas Solskjaer en su vestuario. Incluso se ha hablado de un posible fichaje por el Real Madrid. Algo que su entorno no ha desmentido. El teléfono de Cavani está que arde...