LEGANÉS

Butarque aún no indulta a Garcés

El delantero reapareció en casa tras el perdón del club y Nafti. Jugó apenas 20 minutos en los que fue silbado por su parroquia. “Tiene que ganarse el cariño. Aquí se ven los hombres”

0
Butarque aún no indulta a Garcés
Juan Aguado DIARIO AS

Borja Garcés ha recibido todos los indultos posibles. Todos menos (quizá) el más importante. Tras el perdón (previa multa) del Leganés y el de su nuevo entrenador, Mehdi Nafti, la parroquia pepinera aún no le ha concedido el suyo. El delantero melillense reapareció ayer tras su acto de indisciplina de hace semana y media y lo hizo entre los pitos de los poco más de 4.000 valientes que desafiaron la tempestad para seguir a los suyos.

El público no olvidó que, antes del partido del Tenerife, Borja se marchó para acudir sin permiso de Garitano, ex entrenador blanquiazul, y del club, a la boda de su hermano. Un gesto que le costó el reproche público del entonces técnico del Leganés y también una crisis que sacudió los cimientos del club y de su masa social, dividida en cuanto a las formas de gestión de la crisis, pero unánime en que el gesto del ariete fue incorrecto.

“Tiene que dar un paso adelante”

La llegada de Nafti ha supuesto el indulto deportivo. El entrenador franco-tunecino dejó claro que con él jugaría si se lo ganaba. Ayer, tras rueda de prensa, se alineó del lado del público y dejó claro que el chaval va a tener que trabajar para obtener también el cariño de una afición que ahora lo mira con ojos de desconfianza.

“A Borja sólo le he dicho que con responsabilidad, personalidad y con actuaciones se tiene que ganar el cariño de la gente. Poco más… En estas situaciones complicadas, ahí se ven los hombres. Bueno… es él quien tiene que dar un paso adelante. Le vamos a ayudar. Se tiene que ganar las cosas. Deportivamente y emocionalmente”, comentó el técnico en tono paternalista, pero también con la esperanza de que este reto reactive al delantero cedido por el Atlético de Madrid para transformar una crisis en una reacción positiva.

Por ahora, en esta reentré Borja apenas tuvo ocasión de demostrar nada. Accedió al terreno de juego en el 69’ en lugar de Juan Muñoz, el escogido para jugar en punta, y lo hizo para tocar apenas dos balones: dio un único pase (en una salida de un córner) y sólo remató una vez. Un tiro desviado que se marchó fuera, a la izquierda de Marc Martínez. También hizo una falta. En 20 minutos el Leganés no tuvo opciones de concederle más oportunidades de buscar ese perdón que deberá ganarse. Mientras, Butarque continuará con el pulgar hacia abajo en el único indulto que le falta a Borja Garcés.