REAL VALLADOLID - EIBAR

Yoel, en la puerta de enfrente

El cancerbero del Eibar, titular para Garitano las últimas semanas, fue el primero en sentar a Masip desde su llegada al Real Valladolid.

Valladolid
0
Yoel, en la puerta de enfrente
REAL VALLADOLID

Desde su llegada al Real Valladolid el verano de 2017, nunca Jordi Masip se vio en una situación como la actual: relegado a la suplencia durante doce partidos oficiales de manera consecutiva. Sin embargo, el terreno para él inhóspito hasta ahora tuvo varios conatos en temporadas anteriores, comenzando por la primera que militó como blanquivioleta en Primera División. Quien le relegó fue precisamente quien guardará la puerta de enfrente este domingo.

Yoel Rodríguez arribó a orillas del Pisuerga con la misma intención que tiene hoy, la de tener continuidad bajo el arco después de que esta le fuera negada repetidamente, primero, en el Celta, con quien debutó en Primera, y posteriormente con el Eibar, donde tuvo diferentes tramos de protagonismo en su primera temporada a las órdenes de Mendilibar. Tras un curso en blanco, a la sombra de Dmitrovic, recaló en Zorrilla para elevar la competencia con el catalán.

En el peor momento de aquel Pucela, cuando encadenaba siete partidos sin ganar, y todos ellos recibiendo gol, Sergio González decidió cambiar y apostar por el gallego, consiguiendo lo que Becerra no había podido: sentar a Masip. Fue circunstancial y breve; la titularidad le duró dos únicos encuentros: encajó dos tantos ante el Getafe, erró en los dos que recibió del Alavés y volvió al banquillo para volver a jugar solo el último día, frente al Valencia.

Después de dos años más en el ostracismo, de vuelta a Ipurua, la salida de Dmitrovic le abrió una puerta... o se la entreabrió, puesto que la llegada de Ander Cantero le mantuvo en un segundo plano durante varias jornadas. Sin embargo, los goles encajados por el navarro llevaron a Gaizka Garitano a acometer un relevo que le ha sentado bien al Eibar: si Cantero recibió once goles en ocho partidos, Yoel lleva tres en cuatro.

Un partido "bonito"

El portero gallego reconoció esta semana que para él será "bonito volver" a un sitio donde dejó gente que le ayudó en su trayectoria, que no pareció marcarle en negativo, a tenor de sus buenas palabras, pues explicó que cree que la gente le "aprecia" en Valladolid. En algún momento, a buen seguro, habrá un abrazo con significado con Masip, a quien las tornas se le han girado en beneficio de Roberto y quien vive ahora lo que Yoel hace años en un Zorrilla en el que se enfundará los guantes dos años después, aunque en la portería de enfrente.